Hace falta más profesionales en las bibliotecas, pero también mejores salarios

Publicado julio 20, 2018, 5:36 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

Según datos de la Secretaría Estatal de Educación Pública, en Yucatán hay más de 2 mil bibliotecas. Los municipios, las escuelas, incluso las primarias tienen “el rincón de la lectura”, pero hay pocos profesionales y hace falta también el estímulo salarial para dedicarse a esto, sostiene la directora de la Hemeroteca del Estado, Aracely Poot Cen.

En el marco del Día Nacional del Bibliotecario, este medio informativo acudió a la Biblioteca Yucatanense para dialogar con la especialista en Bibliotecología Poot Cen.

Originaria de Tixkokob, específicamente de la población de Ekmul, Licenciada en Historia, egresada de la Universidad Autónoma de Yucatán, actual titular de la Hemeroteca del Estado, trabajadora en este espacio desde hace 24 años, Aracely Poot señala que, hace mucha falta la sensibilidad de las autoridades para atender estos espacios culturales y educativos.

–En Yucatán hay muy pocos especialistas en Bibliotecología, resulta poco atractivo para un profesionista estudiar sobre este tema. Sin embargo es muy importante preparar material humano para que pueda estar al frente de estas instituciones ya que la conservación y preservación del patrimonio documental de una nación o de un pueblo es vital, señala.

“No solo hay pocas personas, sino que los salarios soy muy reducidos, las autoridades entienden que una persona que protege, cuida y preserva estos espacios no requiere de un mayor estímulo y eso afecta también”, argumenta.

–Te tiene que gustar mucho este trabajo para poder darle el cariño, el cuidado y la atención que requiere la protección y preservación a documentos, periódicos, libros, obras y publicaciones que se resguardan en estos recintos, refiere Aracely.

“Me inicié como responsable del Fondo Reservado de la Biblioteca Yucatanense en 1994, por requerimientos de la institución ahora estoy al frente de la Hemeroteca José María Pino Suarez, creada en 1969 por Clemente López Trujillo”. En este espacio se conservan periódicos, revistas y publicaciones de 1950 a la fecha.

En total suman unos 7 mil tomos, unas 200 revistas y publicaciones que requieren de una constante supervisión en temperaturas, humedad, aspectos de limpieza y catalogación. “Como todos sabemos, los periódicos no llegan por tomos, sino por unidades y hay que compilarlos por tiempos, ordenarlos, catalogarlos y sumarlos a tomos anteriores”, dice Poot Cen.

–Conservamos periódicos publicados por el Diario de Yucatán, Novedades de Yucatán, Diario del Sureste, Avance de Mérida, Por Esto, La Verdad, por citar algunos, pero también revistas y publicaciones realizadas e impresas en el estado que se entregan como testigos a la hemeroteca como referencia documental, además del Diario Oficial del Estado y el de la Federación, señala la entrevistada.

“Antes de mí, otras muchas personas laboraron en las primeras bibliotecas del Yucatán, la Biblioteca Crescencio Carrillo y Ancona se fundó en 1938, pero en ese tiempo no había especialistas y tampoco profesionales en la atención de los documentos”, advierte.

–Sabemos que, para cuidar y proteger documentos es muy importante tener información científica, porque el papel se desgasta muy rápidamente y su proceso de descomposición debe de tener mecanismos especiales para su conservación y preservación, por ello muchos documentos en Yucatán han desaparecido o no se han podido conservar, indica Aracely.

“Con las nuevas tecnologías es más fácil poder hacer este trabajo, pero tampoco hay personal suficiente para poder llevar la tarea de capturar,  clasificar y archivar todos los documentos que ahora se publican, sostiene”. Los salarios son raquíticos, subraya.

–Es importante considerar que el perfil de los nuevos profesionales no consideran atractivo ser un bibliotecario, archivista o un profesional de estas materias, repone, hace falta que te guste, que conozcas y te involucres para hacer mejor tu trabajo, para darle el cuidado y el cariño que reclaman tantos libros, periódicos y revistas que son testigos de la historia, puntualiza.

“El trabajo de un bibliotecario no se queda solo en la tarea de cuidar libros, sino también en la propuesta de recomendar, leer y atender a los usuarios de las bibliotecas”. “Hoy, son pocas las personas que acuden a estos espacios, pero sigue siendo importante que el bibliotecario pueda encauzar las necesidades de un estudiante que busca información, asesorar sobre lecturas a sus usuarios y también el contenido de los muchos libros que clasifica y preserva”.

–Hoy, con las nuevas tecnologías se puede conocer de muchas más bibliotecas en el mundo, se puede leer muchos más textos y también se puede ir virtualmente a cualquier punto del planeta para consultar un documento, pero eso es también parte de las necesidades que debe integrar un bibliotecario, ya que esa información también debe de estar a la mano para consulta en los espacios de las bibliotecas, indica.

Aracely Poot Cen explica que, hay que enseñar a los jóvenes el valor de la lectura, pero también que disponen de espacios donde podrán encontrar tesoros, mucha información y también personas que podrán orientarlos en sus procesos de búsqueda en la información que requieren, éstos, dijo, son los bibliotecarios, de ahí la importancia de que sean más y más profesionales, subrayó.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.