Entregan aparatos de movilidad a abuelitos y a personas con discapacidad

Publicado diciembre 16, 2020, 4:30 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

DZILAM BRAVO.- Adultos mayores y personas con diferentes discapacidades del interior del estado recibieron, hasta la puerta de sus hogares, aparatos de movilidad que elevarán su calidad de vida y les brindará independencia para realizar sus actividades, como parte del fuerte apoyo que realiza el Gobierno del Estado a través del programa de Beneficencia Pública de Yucatán. 

Como lo instruyó el Gobernador Mauricio Vila Dosal, la subsecretaria de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Ingrid del Pilar Santos Díaz, continuó en los municipios de Sinanché, Yobaín, Dzilam González y Dzilam de Bravo, con la entrega de los apoyos pertenecientes a este esquema estatal que brinda alivio a las familias que no tienen la posibilidad económica de obtener dichos aparatos, pero hoy ya cuentan con ellos. 

Originario del municipio de Sinanché, Rusell Sauri Quiñones, de más de 70 años de edad, por primera vez recibió una silla de ruedas con la que podrá dejar su hamaca y poder trasladarse, ya que por problemas económicos su familia nunca pudo obtener este aparato y se mantenía totalmente en reposo. 

Rusell tiene una discapacidad intelectual de nacimiento que no le permite caminar, ahora su hermana se encarga de él, sin embargo, su movilidad se volvía muy complicada, pues no contaba con una silla de ruedas para poder trasladarlo.

“Aunque no habla mucho, en su mirada puedo ver que se siente muy contento por la llegada de su silla o, como él le dice, su “cochecito”, pues él nunca pudo tener una y ahora podré llevarlo con facilidad a sus citas médicas y hasta que respire un poco de aire pues todo el día sólo se quedaba en la hamaca”, compartió la hermana del beneficiado, Rafaela Sauri. 

Sobre este apoyo, la subsecretaria de la Sedesol, Ingrid del Pilar Santos Díaz señaló que, en el último mes, se han entregado alrededor de 126 aparatos de movilidad entre sillas de ruedas estándar, andaderas, bastones y sillas de ruedas para parálisis cerebral infantil y de adulto que mejoran la calidad de vida de los beneficiarios. 

“Se trata de un apoyo humanitario muy significativo tanto para las personas con discapacidad, como para la familia, pues en muchas ocasiones para quienes los ayudan a movilizarse se torna un trabajo físico muy cansado, por lo que se vuelve una necesidad contar con estos aparatos y lo mejor es que les brindan también independencia en su movilidad por lo que cumplimos con las instrucciones del Gobernador de elevar la calidad de vida de quienes más lo necesitan”, aseveró Santos Díaz.

En el siguiente municipio de Yobaín, la funcionaria estatal tocó la puerta de Elsy María May Tamayo para entregarle su silla de ruedas, pues por un accidente en su hogar perdió la posibilidad de caminar y fue sometida a una cirugía en el fémur. 

“La silla que utilizaba era de mi papá que hace poco falleció, es una silla muy vieja, oxidada, que me queda chica, no cuenta con algunas partes y tenía otras expuestas que me llegaron a cortar la mano al utilizarla. Gracias al Gobernador, porque siempre nos ha apoyado a mí y mi familia, todos los gobiernos deberían ser así”, externó la madre de familia. 

Mientras tanto, la silla de ruedas que tanto anhelaba Emilia Osorio Andueza, llegó hasta la puerta de su casa ubicada en el municipio de Dzilam González, mientras ayudaba a su hija en su negocio familiar de cocina económica.

“Este apoyo representa esperanza para nosotros, han sido tiempos muy difíciles con el Coronavirus que llegó a nuestra familia en agosto pasado y la pandemia en general afectaron nuestras ventas y la cocina, además las tormentas y huracanes dañaron nuestra casa y aparatos electrónicos, entonces con esto nos sentimos apoyados por el Gobernador y contamos con él para salir adelante”, aseguró Emilia. 

Este apoyo también llegó al municipio costero de Dzilam de Bravo, donde vive Maribel Sánchez Betancourt, una madre soltera de 2 hijas que, pese a su discapacidad, es el sustento de su hogar por lo que pidió apoyo del Gobierno del Estado para poder tener una silla de ruedas que le permitiera salir a trabajar. 

“Tuve un accidente en mi trabajo y me tuvieron que operar hace 5 años, desde entonces no he podido conseguir una silla de ruedas, por lo que dejé de trabajar donde laboraba y me dediqué a las ventas por catálogo, ahora con este aparato podré llevar mis productos y seguir llevando el pan a mi familia, simplemente agradezco al Gobierno que me den la oportunidad de valerme por mí misma”, indicó conmovida Maribel.