Extraña muerte de una canadiense en el centro de Mérida

Publicado enero 25, 2020, 9:44 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MÉRIDA, 25 de enero de 2020.- Un presunto asesinato se registró este sábado en un predio del centro de la ciudad, donde aparentemente un residente canadiense mató a su esposa (también de esa nacionalidad), a la que habría estrangulado con un cable, y para cerciorarse que estuviera ya muerta la habría asfixiado cubriéndole la cara con una sábana y hasta presuntamente la acuchilló.

Los hechos sucedieron de una manera muy extraña, porque fue el propio extranjero, Jean Paul L., de 76 años, el que le avisó a un vecino sobre la muerte de la mujer, Henrieta M., de 85 años. Además, el canadiense permaneció en la casa cuando llegó la Policía.

La vivienda estaba en orden, sin nada que delatara hechos violentos previos al fallecimiento.

Los hechos ocurrieron en un predio de la calle 69 con 76 (cerca de la avenida Itzaes), donde vivían el canadiense y su esposa.

Aproximadamente a las 11 de la mañana, Jean Paul llegó hasta el negocio de un vecino, a quien le dijo que llamara a la Policía porque su esposa estaba muerta.

El vecino se dirigió rápidamente hacia la avenida Itzaes, donde vio una patrulla y le informó del fallecimiento de Henrieta.

Cuando los uniformados entraron al predio vieron que en un sofá de la sala estaba la mujer acostada boca arriba, con el cuerpo cubierto con una sábana.

Otra sábana le tapaba el rostro como si hubieran querido asfixiarla, además de que presentaba manchas de sangre en el cuello y en esa parte del cuerpo tenía enredado el cable de una aspiradora.

Salvo unas huellas de pies con sangre y un cuchillo de cocina manchado de sangre, todo estaba en orden en la casa, sin nada que delatara alguna pelea.

El canadiense permanecía en la casa y ante lo extraño de los hechos se le detuvo para que se esclarezcan las cosas.