Encabeza María Fritz ceremonia de despedida del Buque Escuela “Cuauhtémoc”

Publicado julio 12, 2022, 12:46 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins
  • El llamado “Embajador y caballero de los mares” navega de Progreso a Puerto Rico

Para continuar su travesía como parte del Crucero de Instrucción Velas Latinoamérica 2022, el Buque Escuela “Cuauhtémoc” (ARM BE-01) levó anclas y zarpó ayer lunes del puerto de Progreso, con rumbo a Puerto Rico, con la Bandera de México como estandarte principal.

La titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG), María Fritz Sierra, presidió la ceremonia protocolaria de despedida a la emblemática embarcación, en representación del Gobernador Mauricio Vila Dosal, junto con el vicealmirante Raymundo Pedro Morales Ángeles, comandante de la IX Zona Naval.

Acompañada de autoridades militares, navales y portuarias, la funcionaria deseó buen mar y mejores vientos a la tripulación; después, cadetes y oficiales demostraron tanto su valentía como formación desde las alturas, a través de diversas maniobras marinas, ejecutadas en palos y perchas del navío.

El “Embajador y caballero de los mares” arribó a Progreso el pasado 7 de julio y estuvo en el muelle de la Terminal de Cruceros, por cuatro días, en los cuales recibió al público en general que, en recorridos guiados, pudo admirar su majestuosidad, conocer su historia y adentrarse en la vida de los cadetes.

Ha recorrido 756 mil 85 millas náuticas en, al menos, 40 viajes por 64 países y ha visitado más de 200 puertos, en casi 40 años, con la misión de estrechar lazos de amistad de nuestra nación con otras, llevar un mensaje de paz y exaltar el espíritu de quienes se forman en la Heroica Escuela Naval Militar.

Bajo el mando del capitán René Cano Ávila, la tripulación del “Cuauhtémoc”, de la Secretaría de Marina Armada (Semar), incluye a 101 cadetes, entre ellos 18 mujeres, que efectúan su viaje de prácticas; su profesionalización en la ciencia náutica se fortalece con instrucción en el arte de la vela.

Con música mexicana y aplausos, se despidió a la nave, que continúa su trayecto: después de Puerto Rico, visitará Belice; de ahí, partirá hacia Panamá y tendrá otra escala, antes de cruzar al Pacífico por el Canal del mismo nombre, y atracará en Guatemala, antes de llegar a su base, en Acapulco, Guerrero.