El Parque de la Paz, ¿el Woodstock o el Avándaro de la comunidad cannábica de Mérida?

Publicado mayo 09, 2021, 1:11 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Desde que uno pisaba el costado poniente del Parque de la Paz llegaba el inconfundible aroma de yerba en combustión. No era para menos, pues en el lugar había decenas de jóvenes “quemándole las patas al diablo”, como parte de la concentración que realizaron para exigir la legalización de la marihuana para fines recreativos.

Como pocas veces sucede en Mérida, el evento convocado por Dzac Yah Colectivo Cannábico unió a personas de todas las clases sociales, principalmente jóvenes, por un mismo fin.

Lo mismo podía verse a chicas “fresas” consumiendo marihuana, que a gente de clase media muy interesada en aprender el cultivo del cannabis en casa.

También había un grupo de “drags queens” que vendían productos diversos y promovían el respeto a las personas trans.

Enfrente de ellas jóvenes de free style ofrecían sus rimas a un atento público que a la vez fumaba cigarros de esos que te dan risa.

Un poco más allá grafiteros pintaban hojas de marihuana en una explanada flanqueados por tendederos con las exigencia de la comunidad cannábica de Mérida, de las cuales informamos en nota aparte.

Conforme avanzaban las horas se fueron presentado grupos musicales hasta llegar a toda una banda que ofreció música que elevó los ánimos hasta que concluyó la actividad, a las 8:30 de la noche.

Hubo charlas sobre cultivo de marihuana en casa y otros temas vinculados al cannabis y al cáñamo.

Todo transcurrió en calma, en paz, como el nombre del parque se ha convertido en el “Woodstock” o el “Avándaro” de la comunidad cannábica de Mérida, hermanada por una yerba sobre la que se han formado muchos mitos y que en este 2021 esperaba romper las cadenas que la mantienen en la ilegalidad desde hace ya 100 años.

**Nota de la redacción

El Festival de Woodstock se realizó del 15 al 18 de agosto de 1969 en un poblado de Nueva York, y es considerado el más emblemático evento para la generación de la contracultura.

En México tuvo su réplica en el Festival de Avándaro, realizado el 11 y 12 de septiembre, en lo más alto del movimiento contracultural conocido como La Onda, celebrando la vida, la paz, el amor, la ecología y las artes en general.

Ha sido comparado con el Festival de Woodstock de Estados Unidos por su música psicodélica, arte contracultural, uso abierto de drogas y el amor libre.