DON DAVID MÁRQUEZ EMPRENDE CON GALLETAS SALUDABLES DE AMARANTO Y AJONJOLÍ

Publicado julio 20, 2022, 2:08 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

*DEMUESTRA QUE LOS LÍMITES SE LOS PONE UNO MISMO

Todo un ejemplo de vida, de superación, de no dejarse vencer, de demostrar que los límites se los pone uno mismo, don David Márquez Viga ha comenzado en la comisaría de Komchén un negocio de galletas saludables, elaboradas a base de amaranto y ajonjolí, nutritivas para la población y que al mismo tiempo se han convertido en una importante fuente de ingresos.

Por esas pruebas a las que en determinados momentos nos somete el destino, Márquez Viga sufrió un accidente que lo llevó a perder una pierna, pero ha sabido levantarse, buscar formas de continuar y entonces surgió la oportunidad de un emprendimiento.

“Es un negocio que ya había hecho antes, pero galletas integrales, con harina integral, con trigo, y siempre veía en el mercado esa necesidad de algo sin gluten, hay productos saludables que son bastante caros, a base de almendras, al paso del tiempo me quedé con la idea de hacerlo”, dijo.

“Me accidenté y me tuvieron que amputar la pierna, así estuve toda la pandemia, sin poder hacer las galletas, pero estuve haciendo pruebas, pensando cómo hacerla sin gluten. Más que nada para consumirla yo mismo, porque necesito los nutrientes, por salud, yo tengo mala absorción de nutrientes. El amaranto es sumamente completo y el ajonjolí es alto en calcio, no puedo comer tortilla y una serie de cosas, pues hice esta galleta para poder alimentarme”, agregó.

Cabe señalar que don David maneja dos presentaciones: la dulce con un toque de canela y la salada con una pequeña porción de chile molido. La bolsa incluye cinco por 15 pesos.

“Perdí la pierna hace cuatro meses y me puse a vender las galletas prácticamente apenas pude y se está moviendo, ha estado jalando, va funcionando bien, parece que la gente me voltea a ver más porque no tengo la extremidad”, manifestó.

“Siempre quise impulsar algo así, tenía la idea, pero no había logrado hacer el producto, el objetivo era consumir algo que no me suba el azúcar. La visión de que no hay algo similar en el mercado, yo como diabético me preguntaba que podía comer, tortillas no, tostadas tampoco, pero el amaranto sí, entonces pensé que si lograba trabajar amaranto y ajonjolí se podía vender porque no había, yo no encontraba o eran carísimos”, añadió.

Márquez Viga consideró que la gente busca productos libres de gluten, sobre todo porque existen consumidores que no tienen problema con el azúcar, pero sí con el trigo.

“Apenas me recuperé de la herida empecé a hacer las pruebas y de dos meses para acá comencé a dar a probar a mis conocidos. Ahora, hay mucha gente que por ayudarme me compran, las comen y les gustan, así empezaron a recomendarme, me apoyan y se llevan un buen producto. Una señora me recomendó en el Facebook y me cayeron infinidad de pedidos, he estado produciendo lo que nunca, entre 100 y 300 en un día”, expresó.

Por lo pronto, Márquez Viga espera que sus galletas califiquen en una convocatoria del Gobierno del Estado para emprendedores, en donde buscará crecer y generar empleos.

“Al principio con el accidente pensaba por qué me toca enfrentar esto, siempre he sido una persona muy activa, estando en el hospital después que me quitaron la pierna analizaba que algo tenía que aprender de la situación, por qué dios me hacía vivir esta situación, no como reclamo, sino para qué me podría servir. Entonces al no dejar de trabajar, al estar buscando como salir adelante, me doy cuenta que la gente me pone como ejemplo, ven que yo le estoy echando ganas y la gente piensa en hacer lo mismo”, indicó.

Don David asiste a terapias para preparar su extremidad para una prótesis y se encuentra con personas que han sufrido hechos similares y se encuentran mal anímicamente.

Cabe señalar igualmente que antes de su percance, Márquez Viga se desempeñaba como albañil, contaba con personal y hasta una camioneta que tuvo que vender por la situación económica a la que se enfrentó, aunque ahora están en espera de una motocicleta donde se pueda transportar junto con su silla de ruedas.

“Es normal que la gente se deprima, es una situación complicada, cuesta trabajo, pero en mi caso ya ando incluso manejando auto estándar, le puse bastones al coche, hay gente que hace maravillas sin las dos piernas y son brazos, yo sin una pierna nada más claro que puedo hacer lo que yo quiera”, afirmó.

“He tenido la oportunidad de hablar con mucha gente y entienden que no tienen pretextos para salir adelante, entonces para eso sirve todo este relajito, yo voy a seguir hasta donde se pueda llegar y si eso le va a servir a otras personas para inspirarlos pues a darle”, concluyó.

A don David se le puede contactar al número 9992 448777 o por Facebook como David Alejandro Márquez.