Destituyen al comandante de la Policía de Tulum tras asesinato de la salvadoreña Victoria Esperanza

Publicado marzo 29, 2021, 3:36 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Además de la separación del cargo y traslado a la cárcel de los cuatro policías implicados en el asesinato de Victoria Esperanza Salazar, se destituyó al comandante de la Policía de Tulum.

El secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Lucio Hernández Gutiérrez, calificó de vergonzosa la ‘pésima’ actuación de los oficiales implicados en el asesinato de la mujer originaria de El Salvador y afirmó que los hechos, además de inaceptables, no representan a la SSP estatal así como tampoco a la Policía ni al Ayuntamiento de Tulum.

“En la Policía de Quintana Roo no toleraremos ningún acto que vulnere la integridad ni los derechos humanos de ninguna persona”, sentenció.

A partir de este lunes, el comandante Nesguer Ignacio Vicencio Méndez abandonará la titularidad de la Policía de Tulum.

La seguridad del municipio se garantizará a través de la colaboración con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Quintana Roo, proponiéndose al comandante Carlos Lázaro Caraveo Vázquez como encargado del Mando Único Policiaco en Tulum.

Finalmente, exhortó a los oficiales de todo a conducirse con honestidad y respeto a los derechos humanos para lograr entornos más seguros.

Por su parte, el alcalde Víctor Mas Tah expresó su total indignación y rechazo al asesinato de Victoria Esperanza.

Refrendó que en cuanto tomó conocimiento de los hechos solicitó la separación de los uniformados implicados y que su gobierno colaborará en todo lo conducente con la Fiscalía General del Estado (FGE) de Quintana Roo.

“Nuestra prioridad es que se haga justicia para Victoria y su familia”, afirmó.

Nesguer Ignacio Vicencio Méndez abandonará la titularidad de la Policía de Tulum.

Victoria Esperanza falleció después de ser sometida por la policía en Tulum sufrió fractura de la columna vertebral por la ruptura de la primera y segunda vértebras, además de que tuvo una desaceleración en la rotación del cuello debido a la manera desproporcionada en que la trataron los uniformados, reveló la necropsia, según informó el fiscal general del Estado, Óscar Montes de Oca.

El funcionario detalló que esta madrugada el Ministerio Público ejerció acción penal en contra de los cuatro policías municipales de Tulum —una mujer y tres hombres— como presuntos responsables del delito de feminicidio.

A las 7 de la tarde del sábado pasado, una mujer identificada como Victoria Esperanza Salazar, de aproximadamente 30 años de edad, originaria de El Salvador, fue sometida con lujo de violencia por agentes de la Policía Quintana Roo en Tulum, debido a que al parecer estaba bajo los efectos del alcohol.

Victoria Esperanza Salazar, la refugiada salvadoreña fallecida tras presunto abuso policiaco en Tulum

En un mensaje virtual, Montes de Oca dijo que peritos del Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado concluyeron que después de cumplir con el protocolo médico legal y la práctica de la necropsia a la víctima, se identificó una fractura en la parte superior de la columna vertebral producida por la ruptura de la primera y segunda vértebra, lo que provocó la pérdida de la vida.

Explicó que las lesiones referidas, de acuerdo a los dictámenes en materia de criminalística, medicina forense y al material videográfico, que forman parte de la carpeta de investigación, son compatibles y coinciden con las maniobras de sometimiento que se le aplicaron a la víctima durante el proceso de su detención y antes de fallecer.

“La técnica policial de control corporal aplicada y el nivel de fuerza utilizado, se realizó de manera desproporcionada, inmoderada y con un alto riesgo para la vida, ya que no fue acorde con la resistencia de la víctima, lo que ocasionó una desaceleración con rotación del cuello, violándose con ello lo establecido en la Ley Nacional sobre el uso de la fuerza”, indicó.

Por ello, esta madrugada el fiscal del Ministerio Público que conoce del caso ejerció la acción penal en contra de los cuatro policías municipales, quienes serán ingresados al centro de detención correspondiente y a disposición de un juez de control.