Acusan a ‘Billy’ Fernández de ‘vender’ a dos postores a los agremiados del FUTV

Publicado febrero 08, 2021, 12:03 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

Reacio a perder privilegios que ha gozado a la sombra del poder, Héctor “Billy” Fernández, dirigente del FUTV, está dispuesto a jugar con dos cartas por si una de ellas no es el as que espera.

A través de un grupo denominado los Wayanes, conformado por integrantes de la fracasada plataforma digital Mi Taxi, realiza activismo político tanto a favor de un aspirante de Morena como a favor de un precandidato del PRI.

Este “bifrontismo” político, que acá en Yucatán se conoce coloquialmente como “ser veleta” o “coox virado”, tiene muy molestos a los integrantes del FUTV que se sienten utilizados para la conveniencia política de su dirigente.

Las reuniones se realizan a puerta cerrada y hace unos días circuló una invitación para que los taxistas sostengan un encuentro con Ismael Peraza Valdés, aspirante de Morena a la alcaldía de Morena.

Trascendió que también ha habido reuniones con el aspirante del PRI a la presidencia municipal de Mérida, Jorge Carlos Ramírez Marín.

Las reuniones no tendrían mayor problema salvo que “Billy” Fernández les ha jurado “lealtad” a ambos aspirantes, y les han ofrecido que contarán con el voto, la estructura y el activismo de los socios del FUTV.

Esto ha causado gran enojo en el gremio al darse cuenta que los quieren vender como “borregos”.

Quien opera estas reuniones, a través de los Wayanes, es Víctor Villanueva alias “Cachorro” y muy cercano a “Billy” Fernández.

Este grupo de los Wayanes es incondicional al dirigente del FUTV y en las asambleas son los que ocupan las primeras filas para denostar con gritos, insultos y chiflidos a los opositores, pero también para aplaudir y vitorear a “Billy” Fernández cuando este sube a la tribuna.

Aunque el Volante ya no es el mismo sindicato todopoderoso de hace unas décadas, su secretario general no quiere alejarse de la sombra del poder, aunque para ello tenga que vender a dos postores a sus agremiados… ¡Cómo cambian los tiempos!