YUCATECOS ACUDIERON AL MERCADO PARA PREPARAR LOS MUCBIPOLLOS

Publicado noviembre 01, 2022, 6:51 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Desde temprana hora, los mercados Lucas de Gálvez y San Benito registraron una importante afluencia de consumidores que se presentaron a adquirir los insumos necesarios para preparar el tradicional mucbipollo, en esta conmemoración del Janal Pixán 2022.

En otros centros como el Chembech o Santiago, el proceso se tornó más lento y por momentos con menor número de compradores.

Igualmente, se alcanzó una significativa demanda de los dulces tradicionales, flores, veladoras y otros elementos para el altar.

“Es una tradición, nos reunimos toda la familia, en el 2020 no pudimos por la pandemia y el año pasado tampoco estuvimos todos, así que este año vamos a aprovechar a comer juntos y recordar a nuestros difuntos, principalmente a mis papás y algunos tíos”, expresó la señora Guadalupe Cocom Ríos, quien acudió a hacer sus compras acompañada por su hija Elena.

“Los preparamos en casa de una hermana, entre ella y yo los preparamos, a veces se nos une una más, ya llevamos varios años que hacemos nuestros pibes”, agregó.

Por su parte, doña Leticia Martínez Cruz consideró que si bien los insumos han subido de precio y es prácticamente normal, acostumbra a elaborar el platillo, incluso en ocasiones hasta para vender.

“En esta ocasión no venderemos porque tampoco hay mucho dinero para comprar los ingredientes, exacto para nosotros, ya lo tenemos todo, la carne, el espelón, la hoja de plátano, hasta el molde compramos aquí mismo, ahora llegaremos a preparar, se trata de nuestros familiares que se nos han adelantado, pero que vendrán a visitarnos y que hay recibirlos como se merecen, con lo que les gustaba comer y beber”, manifestó.

Cabe señalar que si bien no adquirió elementos para mucbipollo, don Luis Ernesto Tun Canto compró dulces variados para colocar en el altar.

“Llevamos de todo un poco, lo que alcanza el presupuesto, los tradicionales de papaya o calabaza son para nosotros los viejitos, mientras que los mazapanes, las calaveritas y los malvaviscos, son para mis nietos, a ellos les fascinan, por eso cada año buscamos llevarles aunque sea un poquito”, indicó.