Yucateca en Estados Unidos murió por Covid-19: su familia no pudo despedirla

Publicado abril 08, 2020, 1:31 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Con información de Carmen Montes/UNIVISION

GRESHAM, Oregon (8 de abril de 2020).- El coronavirus ha cobrado la vida de más de 72 mil personas alrededor del mundo. En el Pacífico Noroeste, en el estado de Washington, hay 343 incluyendo muerte, incluyendo 29 en Oregon. Autoridades federales advirtieron que esta semana sería la más fuerte y triste para la mayoría de los residentes de Estados Unidos a causa del Covid-19.

Para una familia local, ese tiempo de tristeza ya llegó. María Alejandra Itzab Bautista, esposa y madre de 64 años de edad, murió recientemente a causa del mortal nuevo coronavirus.

“El 25 de marzo salió positiva de coronavirus, pero la ingresamos en el hospital desde el lunes 23 de marzo porque ella me dijo… estaba yo trabajando y ella me dijo que no podía respirar”, relató por teléfono Justino Gamboa, hijo de la señora Itzab Bautista.

Justino de inmediato llevó a su madre al hospital.

Esa sería la última vez que la vería.

Después de ser ingresada, personal del hospital ya dejaron entrar a Justino a acompañarla.

Ya en el hospital, sola sin su hijo o esposo, sin nadie que la acompañara, el estado de salud de la señora Bautista empeoró porque también padecía de diabetes y alta presión: así las defensas de su cuerpo no fueron suficientes contra el ataque final del coronavirus.

Justino aseguró que su madre tomaba las medidas necesarias para no enfermarse pero no sabe cómo fue que se contagió.

Él también resulto positivo al tener contacto con ella y tras tomarse una prueba de Covid-19, Justino descubrió que él era positivo a la enfermedad y guardó cuarentena por 14 días.

“A mi sí me afectó un poquito la enfermedad no, me dio calentura, pero ya tiene como diez días que ya no tengo calentura y como tres días que no tengo los síntomas como dolor de pecho, algo así”.

Además de la calentura, Justino sufrió dolores de pecho, sentía nudos en la garganta al pasar saliva o beber agua.

La señora Itzab Bautista falleció el primero de abril.

Para Justino y su familia, este fue el primero de tres golpes. Uno, la muerte, el segundo igual de doloroso fue no haber estado con ella en sus últimos días de vida por las restricciones que tienen en hospitales con personas contagiadas. La tercera, ni siquiera abrazarla y limitado a solo verla en la distancia.

“Pero le pusó el teléfono en su oído de mi mamá y un traductor le dijo estas palabras: ‘la vamos a extrañar mucho, le damos gracias por todo lo que hizo por nosotros y que Dios la ama’”.

La familia de Justino está guardando luto, pero ni siquiera juntos, todos separados para evitar una tragedia más en la familia.

“Pues entre familia, yo, mis hermanos y mi papá, cada quien estamos llorando nuestra pérdida por separado porque no podemos vernos, porque estamos respetando la contingencia no, cada quien, en su casa”.

La preocupación ahora es de cuidar el estado de salud de su padre, quien cumplirá 69 años en junio. Toda la situación ha sumergido al papá en un mar de depresión.

Antes del último adiós, una petición especial de la familia de la señora María Alejandra fue cumplida. La funeraria dio permiso para que la familia pudiera ver el rostro de la madre por última vez, tomando turnos de 20 minutos cada uno y guardando por lo menos dos metros de distancia.

Gamboa pide a todos tomar las medidas necesarias para no pasar por el mismo sufrimiento de perder a un ser querido y cuidar a todos, especialmente a familiares mayores que tengan un estado de salud delicado.

“Qué cuando vayamos a la tienda no vayamos todos, no llevar niños, me entiende, que vaya nomás una sola persona y protegida, ponerse la máscara, tratar de no acercarse a otra gente sea quien sea, no”.

Ese es el mensaje de Justino, que puedan despedir con unas palabras, con un abrazo o un llanto, lo más cerca que puedan, al ser querido que tengan.

Justino dijo que debido a que perdieron su trabajo y tienen que guardar cuarentena, los gastos se han venido acumulando.

Era del sur de Yucatán

La familia es oriunda del sureño municipio de Oxkutzcab, donde la noticia causó conmoción.

El llamado Huerto de Yucatán es uno de los municipios de donde han salido más migrantes hacia Estados Unidos.

Los migrantes yucatecos se concentran principalmente en California y Oregon, donde el Covid-19 está golpeando la salud y la economía de estas familias.