Yucatán, pionero en la reinserción social juvenil

Publicado septiembre 10, 2018, 3:10 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Yucatán fue seleccionado para iniciar un programa piloto de justicia penal para adolescentes, proyecto que se complementa con una propuesta en base a un modelo realizado en Canadá.

Este lunes se presentó el proyecto de integración de mesas de trabajo en las áreas del Poder Judicial del Estado y el Ministerio de Justicia del país del norte. La propuesta consiste en implementar medidas puntuales y acciones aun más contundentes para apoyar a los jóvenes infractores.

Este día se puso en marcha la primera de tres etapas que establecen jornadas de trabajo en torno al Modelo Nacional de Atención de Adolescentes del Sistema de Justicia Penal. Este plan piloto establece un mayor seguimiento al joven infracción, la atención a su nucleo familiar y las condiciones en las que vive.

Santiago Altamirano Escalante, magistrado presidente de la Sala Unitaria de Justicia para Adolescentes del Tribunal Superior de Justicia, sostuvo que los índices de delicuencia juvenil en México se han elevado.

Dijo que la desintegración familiar, los problemas sociales, la falta de espacios laborales remunerados, drogadicción y los crecientes escenarios de violencia hacen de los jóvenes un grupo social vulnerable al problema de la delincuencia.

Altamirano Escalante recalcó que los escenarios actuales para la juventud mexicana son complicados, debido a los problemas sociales, económicos y culturales que aun prevalecen en torno a la situación de pobreza y discriminación que sufren los jóvenes.

Expuso que, el trabajo de la reinserción social debe de trabajarse aun más para abandonar el modelo protector del joven y establecer cambios y mecanismos de trabajo rumbo a las condiciones de una nueva estructura de trabajo para la verdadera integración del jóven a la sociedad.

Explicó que el sistema de justicia oral para los adolescentes en Yucatán se ha actualizado con una ley aprovbada en 2015. Se busca que el marco normativo sea más eficiente y permitir que el joven infractor tenga alicientes de vida y estimulos para corregir sus errores y volver a convivir con grupos de la sociedad, sin sufrir de actos de discriminación o rechazo.

Es preciso que el joven infractor aprenda el valor de la justicia y los mecanismos para obtener una mejor defensa en los casos de delincuencia juvenil. En estos modelos, el joven recibe impulsos y tareas desde su nucleo familiar, educativo y psicológico para hacerlo más proactivo ante los problemas de su entorno, repuso.

El problema no es solo del estado, recalcó el Magistrado, este problema atañe a toda la sociedad, ya que se debe educar en casa, en el entorno familiar y también cercano a las condiciones de seguridad que el menor tiene y que pierde por falta de apoyo y las presiones sociales y económicas que vive.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.