Yucatán ha captado 435 MDD en IED en 2022: IMEF

Publicado agosto 25, 2022, 7:05 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

En lo que va de 2022, Yucatán ha recibido inversiones por un estimado de 435 millones de dólares, un 300 por ciento más que en 2021 que registró 128.1 millones de dólares, confirmó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), destacando que, el reto es la transformación que está sufriendo el Estado para llegar a una economía del sector secundario y reducir su dependencia del sector comercial y de servicios.

Este día, directivos de IMEF-Yucatán ofrecieron una conferencia de prensa con Jonathan Heath, Subgobernador del Banco de México, quien ofreció una plática con afiliados a este organismo y donde se presentó el boletín trimestral de información económica nacional.

En este evento, Santiago Pérez Arjona, presidente de IMEF-Yucatán destacó que, las cifras en Inversión Extranjera Directa (IED) captada por Yucatán establece la dinámica de cambio que está sufriendo el estado al superar condiciones económicas locales y marca un reto en las necesidades de preparación académica de los jóvenes para colocarse en estas empresas y tener salarios más altos.

Pérez Arjona destacó el impulso que está focalizando el estado con la llegada de nuevas empresas de base tecnológica del sector maquilador y manufacturero que permiten incrementar condiciones de competitividad y generar una mayor calidad de bienestar para las familias de nuestro estado.

Sobre el tema de la inflación y las condiciones económicas del país, destacó que, estos son tiempos de ahorrar y no sobre endeudarse, debido a los incrementos que se están aplicando a las tasas bancarias y que lesiona las condiciones económicas de las personas y familias que tienen adeudos o créditos bancarios importantes y no logran pagarlos.

Explicó que, la inflación se mantendrá por lo menos hasta el tercer trimestre de 2023 y será a finales del próximo año cuando se pueda equilibrar las condiciones del impacto inflacionario debido a los factores internacionales, como el conflicto bélico en Europa, el control del precio de los energéticos y las cadenas de suministros que se han ido estabilizando.

Señaló que, para que México pueda acotar el proceso inflacionario, primero Estados Unidos deberá reducir el avance de la inflación y eso permitirá controlar las condiciones económicas del país, debido a la dependencia en el flujo económico entre ambas nacionales. Destacó que, en este momento la preocupación más alta es la subida creciente en el valor de los alimentos que está afectando a toda la población.

Detalló que, en este momento, la presión inflacionaria se mantendrá y es posible que, al cierre del año, México termine con un 8.7 por ciento de inflación. Agregó que la política de subsidio a los combustibles ha servido, para contener la espiral inflacionaria, pero no ha resuelto el problema, porque los precios de los productos son internacionales y su cotización no depende del control gubernamental.

Aseveró que, las condiciones actuales exigen tener una mayor cultura financiera y no gastar, ni endeudarse de manera innecesaria. En tanto que, las personas deben saber ahorrar en la mayor de sus condiciones, sin sobregirarse en sus gastos, para no tener que ser arrastrados al buró de crédito.

Sobre este tema, el Subgobernador del Banco de México recomendó mantener un estricto control en el gasto, establecer mecanismos de pagos sobre créditos hipotecarios y tarjetas de crédito y no realizar gastos innecesarios para poder centrarse en la adquisición de los productos más indispensables y superar la crisis económica.

Insistió que, las condiciones actuales son de un futuro incierto y ante este tipo de problemas, las personas deben avanzar con cautela en sus condiciones económicas, ya que, las previsiones económicas no son claras y se presentan otros hechos y situaciones internacionales que pueden cambiar el curso económico y agudizarse aún más, señaló.

En lo particular en el caso del estado de Yucatán refirió que la inflación ha sido por debajo de la media nacional y permite que las condiciones de la población continúen teniendo una situación económica favorable. Recalcó que, en el caso de nuestro estado existe un fuerte apego por el consumo local, por las marcas del estado, lo que mantiene el empleo y permite una solidez de las micro y pequeñas empresas que ofertan sus productos, concluyó.