Yucatán, entre los cuatro estados más bajos en lesiones dolosas

Publicado febrero 15, 2021, 8:38 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Yucatán se ubicó entre las cuatro entidades federativas que en 2020 registraron una menor incidencia de denuncias y de personas hospitalizadas a consecuencia de las lesiones dolosas sufridas, revelaron las secretarías de Gobernación (Segob) y de Salud federal.

Incluso, se registró la cifra más baja en cuatro años de querellas interpuestas ante el Ministerio Público al igual que disminuyó en cerca de tres por ciento el número de personas hospitalizadas a consecuencia de lesiones sufridas con armas punzocortantes o de fuego.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) de la Segob reveló que durante 2020 se abrieron 144 mil 286 carpetas de investigación por el delito de lesiones dolosas, con una disminución del 13.3 por ciento respecto al año anterior, cuando el acumulado fue de 166 mil 440 querellas.

El delito de lesiones, como su nombre lo indica, es el que consiste en causar lesiones a una persona, entendiéndose por estas según el artículo 288 del Código Penal Federal, toda alteración en la salud o daño que deje huella material en el cuerpo.

Por ende, se trata de un delito del fuero común, por lo que se castiga conforme a las diferentes legislaciones de los Estados de la República Mexicana.

Mediante el delito de lesiones se perjudica la salud física o mental de una persona. El castigo por las diversas lesiones se basa en los siguientes aspectos: La severidad de las mismas, además de si estas se hicieron de forma dolosa (con intención) o culposa (por accidente).

El dolo consiste en la comisión de un delito, con el deseo y la voluntad de causar un daño, por lo tanto cuando se habla de lesiones personales dolosas se puede argumentar que son causadas de mala fe, y por lo tanto debe existir una sanción sobre el individuo que tome la decisión de incurrir en ellas.

La Segob estableció que la mayor incidencia se registró en el Estado de México, con 43 mil 503 denuncias, el 30.15 por ciento, seguido de Guanajuato, con 11 mil 127 querellas, el 7.71 por ciento, y Jalisco, con siete mil 495 casos, el 5.19 porcentual.

En contraste, a lo largo del año, en Campeche se interpusieron 71 denuncias, el 0.049 por ciento, en Nayarit fueron 169 querellas, el 0.117 por ciento, Yucatán, con 219 casos, el 0.152 por ciento, y Tlaxcala, con 224, el 0.155 porcentual.

De acuerdo con la “Incidencia Delictiva del Fuero Común”, en Yucatán, la problemática disminuyó en 45.25 por ciento, con respecto a 2019, cuando la cifra fue de 400.

Incluso, fue la cifra más baja en cuatro años, pues en 2017 fueron mil 792 denuncias, mientras que en 2018 fueron 424 querellas.

Del total de lesionados registrados durante el año pasado, 57 presentaron heridas provocadas por armas blancas, el 26 por ciento, ya sea navajas, cuchillos, machetes, etc.

Asimismo, siete fueron con el empleo de armas de fuego, dos casos se registraron en febrero y noviembre, respectivamente, mientras que el resto, en mayo, junio y septiembre.

Por otra parte, el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) de la Secretaría de Salud federal reveló que Yucatán está entre las cuatro entidades federativas de menor incidencia de personas con “Heridas por armas de fuego y punzocortantes”.

Curiosamente, a nivel estatal y federal, la problemática disminuyó mientras que en Campeche hubo un incremento.

Durante 2020, en el país se registraron 47 mil 489 personas ingresadas a clínicas u hospitales del país, tanto públicos como privados, cuya incidencia bajó en ocho por ciento, ya que en 2019 fueron 51 mil 620.

La mayor problemática ocurrió en la Ciudad de México, con cuatro mil 655 lesionados, el 9.8 por ciento, seguido de Guanajuato, con cuatro mil 456 casos, el 9.4 por ciento, y Oaxaca, con cuatro mil 445, el 9.3 porcentual.

Del otro extremo de la tabla nacional está Tlaxcala con 128 casos, el 0.27 por ciento, seguido de Baja California, con 154 lesionados, el 0.32 por ciento, y Colima, con 347 heridos, el 0.73 porcentual.

En el caso de Yucatán, quedó en el cuarto lugar de la tabla nacional, con 359 casos de personas que ingresaron a un nosocomio a consecuencias de las lesiones sufridas, con una disminución del 3.2 por ciento, ya que en 2019 fueron 371 lesionados.

A nivel regional, en Quintana Roo, la problemática decreció en ocho por ciento, al pasar de mil 441 a mil 325, mientras que en Campeche subió en 20.4 por ciento, pues en 2020 fueron 602 casos y en 2019 fueron 500.

Las mujeres son las más afectadas, pues del total nacional, hay 35 mil 839 lesionadas, el 75.5 por ciento, y en Yucatán hay 251 casos, el 69.9 porcentual.