Ya depredaron langosta, pepino y mero, ahora furtivos van por el pulpo

Publicado agosto 08, 2019, 12:17 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Tan sólo en Yucatán existen cerca de mil buceadores furtivos que depredan las diversas especies marinas protegidas, afirmó el presidente local de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera (Canaipesca), Enrique Sánchez Sánchez.

Por lo pronto, la única pesquería sana de Yucatán es la de pulpo, pero ante la situación que prevalece “en 2020 se perdería el estatus, ya que el furtivismo no respeta el tiempo de veda ni los períodos de reproducción del molusco”.

Aseveró que se conoce a las personas dedicadas a la pesca furtiva así como a los empresarios que adquieren el ilegal producto, pero “por temor a represalias no se les denuncia, y las querellas ya interpuestas no proceden, por lo que la problemática empeora”.

“Se trata de toda una mafia, todos ya están identificados pero los pescadores temen por su vida y se abstienen a denunciarlos”, acotó.

La situación empeora debido a las precarias acciones de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), pues de los cuatro inspectores que existen en el Estado para cubrir todo el litoral yucateco, sólo uno trabaja.

Entrevistado durante la manifestación efectuada advirtió que al menos en éste año, hay un déficit en la producción pesquera, a consecuencia del furtivismo, situación que se complica debido al aumento del número de buzos que depredan con todas las especies comestibles.

“El pescador depredador captura pepino de mar, pulpo, langosta, mero y caracol, sin importar su tamaño o que está en veda. La situación se vuelve más grave aún al utilizar técnicas ilegales, como el usar cloro para la captura del octópodo”, aseveró.

La mayor problemática se registra en Dzilam y Celestún, pero hasta el momento prevalece el desinterés de las autoridades federales para frenar la pesca furtiva.

Actualmente, en Yucatán hay cerca de 60 mil pescadores, los cuales, se ven afectados por las diversas irregularidades que fomenta el gobierno federal, motivo por el cual se decidió efectuar una protesta, a la cual acudieron poco más de 100 pescadores y empresarios de los diversos puertos del Estado.

Por su parte, la empresaria de Celestún, Emilia Solís Cohuo, aseveró que “el mar ya no aguanta ante el desorden pesquero que prevalece”.

Solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador a dar una pronta solución a las numerosas demandas que hay en las 17 entidades federativas costeras del país.

“La pesca necesita más presupuesto, pero el gobierno federal manifiesta que carece de recursos, motivo por el cual los legisladores locales y federales deben de aprobar una cantidad suficiente para el sector”, subrayó.

Asimismo, otros inconformes establecieron la necesidad de que el gobierno federal agilice los permisos y licencias, pues algunos ya tienen un atraso de un año.

De igual forma, se requiere de un mayor apoyo para la gasolina y diésel destinado para los pescadores, y aunque ya se anunció que se les daría dos pesos por litro, hasta el momento no se entrega el recurso.

La protesta duró poco más de una hora, y en la reja principal se colocaron tres mantas de protesta, al mismo tiempo que pescadores desplegaban pancartas.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.