Y después de 17 años… Mérida nos seguimos viendo en Vips

Publicado octubre 26, 2017, 1:35 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

“Nos vemos en Vips”, con esta frase despiden los “vipsters” a sus clientes, y aunque parece una frase hasta cierto punto sencilla y trivial, para la cadena de restaurantes representa una de sus cartas de presentación en su nueva imagen, la cual están lanzando desde Mérida.

Tras una remodelación, que incluye no solo el espacio físico de sus restaurantes, sino también una renovación en menús, imagen y servicio, Mérida es la primera ciudad donde los cuatro Vips ya están renovados, de tal manera que es la punta de lanza con la que esta cadena con más de 52 años quiere reposicionarse en el gusto de los mexicanos.

Como hemos informado, Vips llegó a Mérida como parte del grupo Wal Mart hace 17 años, aunque ya desde los años 90 se abrió un restaurante en la plaza comercial “Centro del Paseo”, pero fue como parte de una franquicia cuando pertenecía a la familia Arango.

Ayer diversos medios de comunicación, entre ellos Yucatán Ahora, fueron invitados a conocer la remodelación del Vips instalado en Prolongación Montejo, en el fraccionamiento Gonzalo Guerrero.

Los anfitriones fueron Gerardo Rojas, director general de la cadena; Javier Toussaint, director de Operaciones, y Mónica Sandoval, gerente de Mercadotecnia.

De acuerdo con Gerardo Rojas, la renovación de Vips se basa en cuatro ejes: producto, servicio, imagen e innovación.

El primer eje está relacionado con una mejora en la calidad de los productos e ingredientes, una renovación de los menús, una mejora en los panes, tanto dulces como salados, una ampliación de la variedad de salsas y la inclusión de platillos típicos de cada región del país, que en ocasiones son temporales y en otras permanentes.

Un ejemplo son los huevos motuleños, que comenzaron a servirse en Vips de Mérida y ahora forman parte del menú de la cadena.

También hay un relanzamiento de los cafés que se sirven en Vips, desde el americano con “refill” hasta especialidades como el expresso mexicano o el capuchino caramelo, sin faltar los lates.

En cuanto a servicio, se han invertido más de 200 mil horas hombre para capacitar en atención al cliente a los “vipsters” y se han implementado nuevos sistemas en la cocina, a fin de que los platillo demoren lo menos posible. Se han computarizado varios procesos, incluyendo los de la cocina.

Ahora los empleados ya no son llamados colaboradores, ahora son “vipsters”, lo cual les da un sentido más de pertenencia.

En este punto hacemos mención de Guadalupe Martín Flores, quien tiene 18 años de servicio en Vips, la mayoría de ellos en la sucursal de Prolongación Montejo.

Finalmente, la renovación en imagen es la más visible de todos los ejes, y se nota desde el cambio de logotipo hasta en los uniformes de los empleados, que ahora son más relajados y han dejado atrás los sacos y vestimenta demasiado formal para ser más casuales. En el caso de Mérida, los uniformes están inspirados en las guayaberas y ropa típica.

Pero también la renovación se palpa en el restaurante, que ahora luce una decoración más moderna, con luces led, espacios para cada momento y un bar mucho más amplio.

Incluso el cambio se nota en el área infantil, donde los juegos son más didácticos, incluso en ocasiones llega un cuentacuentos. Y definitivamente, se ha dicho adiós a los videojuegos.

“Queremos Vips más amigables, más incluyentes, sabemos que hay personas que aquí pasan momentos cotidianos, y queremos mejorar esa experiencia; queremos que cada restaurante sea ‘su Vips’, porque para nosotros el consumidor es nuestra razón de existir”.

Y no nos despedimos con un hasta luego sino con un “nos vemos en Vips”.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.