Violencia de género, por falta de cultura y respeto: Elena Martínez

Publicado junio 01, 2022, 1:13 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Para Elena Martínez Bolio, artista, artesana, escritora y activista, el problema de la violencia contra la mujer en nuestro país se debe principalmente a la falta de cultura en la sociedad, pero sobre todo a la ausencia del respeto por los demás y por la vida, además de levantar la voz por las madres que engendraron hijos que hoy son agresores del género femenino.

Martínez Bolio consideró que el machismo no tiene límites ni nacionalidad y por ellos urge trabajar con los hombres, incluso próximamente ofrecerá un taller a través del Museo del Carmen, en la Ciudad de México, dirigido al sector masculino.

“En el curso nos vamos a dirigir un poco a la manada, a la cual los hombres sienten devoción, derecho de pertenencia, no quieren dejarla y si la dejan lo hacen por ratitos, mientras están con la pareja, pero la voz de esa manada los jala y los atrae a replicar este patrón de conducta que es dolorosísimo, que desbarata familias y el corazón de cualquier mujer”, afirmó.

Incluso, la activista resaltó que igualmente urgen acciones y estrategias para proteger a las mujeres, cuyos hijos han cometido algún tipo de violencia contra el género femenino.

“Nadie ha tocado ese tema, la parte de madres que engendraron hombres que hoy cometen atrocidades en contra de la mujer, yo me pongo en sus zaparos, porque son juzgadas por otras mujeres, hay todo un problema a tratar ahí, mamás que dieron vida a estos tipos, pero no son responsables que ellos cometan los femenicidios”,

“Tiene mucho ver la casa, pero también las instituciones y la historia en sí, el patriarcado está desde la iglesia y en todos los ámbitos, hay que desarmar esos sistemas, falta cultura, falta respeto a la vida del otro, nadie te pertenece y actuamos como si realmente nos perteneciera el hijo, la hija y los demás, no es cierto”, agregó.

De cualquier forma, aunque falta mucho por hacer, la artista textil consideró que cuando menos ya se han dado los primeros pasos en cuanto a levantar la voz y exigir sus derechos, aunque los resultados en varios casos han sido fatales.

“Ya estamos siendo escuchadas, salen las mujeres a las calles y se imponen, eso está haciendo un cambio, lamentablemente tiene costos tremendos, un desafío muy arrebatado que no está vigilando su propia seguridad”, finalizó.