Víctor Merari presenta iniciativa para evitar ‘obras caprichosas’, como el paso deprimido

Publicado octubre 21, 2020, 4:44 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- Para nunca más tener una obra por capricho que inicie mal y termine mal, y para evitar que en un futuro se presenten nuevos casos, el diputado Víctor Merari Sánchez Roca presentó hoy en el pleno del Congreso una iniciativa que tiene como fin que no vuelva a gastarse dinero público en una obra que no va a servir, y puso como ejemplo el paso deprimido construido durante la administración municipal de la priista Angélica Araujo Lara.

“Propongo la creación de un comité técnico que decida y apruebe los criterios de construcción de obras de adaptación de cruces de dos o más ejes de transporte, pensando en túneles, viaductos subterráneos o la combinación de estos, en infraestructura vial”, subrayó el legislador panista.

El diputado Sánchez Roca propuso reformar la Ley de Obra Pública y Servicios Conexos del Estado de Yucatán, y que las obras de infraestructura vial no acrecienten los problemas causados por los fenómenos naturales.

“La irresponsabilidad, la soberbia y la necesidad de dejar huella a como dé lugar, aunado a la falta de estudios pertinentes y serios para la construcción de obras de infraestructura vial, causa caos en las vialidades debido a que se construyeron casi a nivel del manto freático, lo cual provoca que se convierta en un problema al presentarse precipitaciones pluviales intensas”, señaló.

El paso deprimido, agregó, es “obra icónica de una administración municipal que dejó no sólo en la memoria colectiva los hechos de aquel 4 de julio, sino que año con año deja cuantiosos gastos con cargo a todos los contribuyentes”.

Informó que tan sólo en pago de energía eléctrica se erogan 300 mil al mes por el consumo de las bombas que extraen el agua en condiciones normales. Además, cada semestre se les da mantenimiento general a las cuatro bombas.

Dijo que debido a las intensas lluvias que cayeron en las últimas semanas, son casi 220,000 los afectados en nuestro estado. Añadió que las inundaciones entorpecen el paso de las personas y dejaron inutilizables varias vías que desahogaban el tránsito vehicular.

“Es necesario que los gobiernos municipales del país aumenten sus capacidades institucionales para ejercer acciones de prevención, gestión y reducción del riesgo de desastres, así como para la pronta recuperación de la vida cotidiana de todas las personas”, manifestó.