Vía peces y mariscos, yucatecos ingieren diversos microplásticos

Especialista del Cinvestav advierte que varias de las especies comestibles están contaminadas con estos compuestos.

796

En Yucatán son diversas las especies marinas comestibles que están contaminadas con microplásticos, advirtió la especialista de la Unidad Mérida del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Dalila Aldana Aranda.

Alertó que representa un serio problema de salud ya que dichas partículas, al ser consumidas se adhieren con facilidad en los tejidos de las personas.

La contaminación de los mares, dijo, amenaza con convertirse en un problema de salud pública, especialmente por la presencia de microplásticos en los alimentos.

“A diario, los yucatecos así como el turismo que arriba al Estado ingieren estas micropartículas al consumir peces y mariscos capturados en costas de la Península de Yucatán, así como los subproductos, como los ceviches”, enfatizó.

Por lo pronto, el problema ya se detectó en el caracol blanco marino, específicamente, el Strombus gigas, que está en el Parque Marino Nacional Arrecife Alacranes.

Debido a la grave problemática que prevalece en esta región del país, en Cinvestav – Mérida se realiza un estudio para detectar el grado de contaminación con microplásticos en diversas especies marinas comestibles, tal el caso de las almejas, cangrejos, chivitas, la cacerola marina, y en peces.

Remarcó que se evalúa qué especies están contaminadas y en que épocas del año se da el mayor índice.

“Es un grave problema que se da en todo el mundo, y Yucatán no es la excepción, por lo que es urgente establecer medidas para disminuir la problemática”, aseveró.

Primeramente, está el evitar tirar basura, en especial objetos de plástico, así como el quemarlos, ya que son la principal causa de contaminación de los alimentos que a diario se consumen.

Definió el microplástico como partículas de polímeros de talla inferior a cinco milímetros. Aunque también hay también mucho más pequeños, los llamados nanoplásticos.

“El microplástico está en el estómago de los peces e invertebrados comestibles, los cuales pasan a los tejidos, es decir, los músculos, hasta que estas sustancias tóxicas son consumidos por el hombre, y el mismo proceso hay con las personas”, añadió.

Foto: Public Telegraph

Aldana Aranda explicó que los microplásticos primarios son fabricados directamente en forma de partículas micrométricas y se les encuentra en los cosméticos, fibras textiles y en abrasivos, tal el caso de la pasta dental, entre otros productos.

En el caso de los secundarios, provienen de la degradación de los plásticos por efectos del Sol, los rayos UV, el oleaje y abrasión con la arena de las playas.

Reiteró que estos microplásticos provienen principalmente de los desechos del turismo costero, de la pesca comercial-recreativa, del transporte marítimo y de lo que llega de la tierra al mar.

“Dependiendo de su densidad será su flotación en el mar y su relación con los biota (conjunto de organismos) marinos”, subrayó la especialista.

Expresó que las partículas de plástico más densas con respecto al agua de mar, como el PVC, irán al fondo, y el resto, flotarán. El microplásticos afectan al plancton marino y peces, mientras que los que los otros lacerarán a los organismos que viven en el fondo marino, como las almejas, caracoles, estrellas de mar, pepinos, langostas, cangrejos, camarones, pulpos, etc.

Otro aspecto que agrava la toxicidad de los microplásticos es que serán colonizados por bacterias, lo que modifica el peso y flotabilidad del polímetro, facilitando que se hunda y lleguen al sedimento marino.

Recomendó a los legisladores así como a las autoridades federales el regular que las personas que acudan al Arrecife Alacranes tengan la obligación de llevarse toda la basura que llevan, así como el evitar tirarla al mar.

Comentarios

Comentarios