VECINOS DE CIUDAD CAUCEL EXIGEN LA CLAUSURA INMEDIATA DE UNA SALA DE FIESTAS “CLANDESTINA”

Publicado agosto 18, 2022, 1:38 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Hartos de los pleitos, música a todo volumen y malos olores, vecinos del Fraccionamiento Los Almendros acudieron a Yucatán Ahora para denunciar públicamente a los propietarios de la Sala de Fiestas “BlackHouse”, quienes sin los permisos correspondientes alquilan la vivienda para reuniones en pasadía, días y noches, cuando el sitio no cuenta con las condiciones para ese uso comercial.
Según los afectados, los dueños se acreditan con los nombres de Hirery Domínguez y Eduardo Mozqueda. Dicho predio es rentado para eventos sociales los cuales terminan después de a las 4 de la madrugada.
Señalaron que han llamado al número de emergencia “911” para solicitar que disminuyan el volumen de los equipos de sonido y del mismo bullicio generado por las personas; sin embargo, constantemente hay pleitos y agresiones físicas, violencia y gritos entre las personas en estado de ebriedad.
Los vecinos solicitaron a las autoridades a que realice a la brevedad las acciones pertinentes para regularizar el predio 699 letra “Ñ” de la calle 53 con los cruzamientos 92 y 94 del Fraccionamiento Los Almendros en Ciudad Caucel, toda vez que funciona con una actividad comercial sin contar con los permisos municipales y estatales para la venta y suministro de bebidas alcohólicas.
Adicional a esto, dicho predio se anuncia en la red social Facebook como BlackHouse ofertando servicios de Sala de Fiestas con la tarifa “pasadía” de $900 pesos de 12 a 20 horas, tarifa de “noche” en $1300 pesos de 14 a 11 horas del día siguiente y tarifa “dos días” $2200 pesos.


Los eventos se realizan todos los días de la semana, lo que ha ocasionado afectaciones en la calidad de vida de los vecinos por el ruido generado por los eventos, las palabras altisonantes, personas alcoholizadas realizando sus necesidades fisiológicas en la vía pública y los constantes pleitos, sumando con las agresiones físicas y verbales que han sufrido vecinos al solicitarles que bajen el volumen del escándalo.
“Se ha convertido en un verdadero calvario ya que nuestros hijos están en edad escolar y los eventos se realizan de lunes a domingo. Pedimos a las autoridades tomar cartas en el asunto”, externaron.