Una niña de siete años y un centenario, víctimas mortales del Covid-19 en Yucatán

Publicado agosto 25, 2021, 9:26 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

Una menor de edad y una persona con un siglo de vida fueron dos de las 13 las víctimas mortales del Covid-19 reportadas ayer en Yucatán.

El hombre de 100 años tenía hipertensión arterial como comorbilidad, y la niña inmunosupresión. Era originaria de Cozumel.

En tan solo 10 días es el segundo menor de edad que fallece a consecuencia de la pandemia y el tercer occiso con más de 100 años, en 37 días.

A poco más de 17 meses de la presencia del coronavirus en la entidad, ya son 15 las defunciones de niños y adolescentes así como tres los fallecimientos de personas con al menos 100 años.

El primer caso ocurrió el pasado 18 de julio, fue una mujer de 101 años de edad, originaria de Mérida, quien padecía de diabetes.

Mientras que el segundo caso fue también una mujer, de 100 años de edad, originaria de Benito Juárez, Quintana Roo, quien no tenía comorbilidades.

Hoy se trata de un hombre de 100 años, originario de Mérida, quien padecía de hipertensión arterial.

En el Estado, a poco más de 17 meses de la aparición del Covid-19 ya son 15 los niños y adolescentes han perdido la vida a consecuencia del Covid-19, lo que representa el 0.28 por ciento del total de fallecimientos

Tan sólo hoy, de acuerdo con el boletín epidemiológico, fue una niña de siete años, quien padecía de inmunosupresión y era originaria de Cozumel, Quintana Roo.

Del total de lamentables hechos registrados en Yucatán, ocho eran hombres y siete mujeres, cuyas edades fluctuaban entre un mes y 15 años de edad.

En México, el primer infectado de Covid-19 apareció el 27 de febrero de 2020, y 16 días después, el 12 de marzo se registró el primer caso en Yucatán.

La SSY informó que los primeros dos fallecimientos registrados en el Estado fue el 3 de abril de 2020, es decir, 21 días después del primer caso confirmado de la pandemia.

La enfermedad tardó siete meses para estar presente en todo el Estado, pues Mérida fue el primer municipio en donde se registró la patología, y Dzilam de Bravo fue el 106, cuyo caso se confirmó el 8 de octubre del mismo año.

Sin embargo, hasta hoy, la geografía de mortalidad sólo abarca 104 poblaciones, es decir, no hay occisos originarios de Quintana Roo y Tahdziú.

Del total de menores de edad que perdieron la vida, tres son de Mérida, y el resto, de Chankom, Dzilam González, Espita, Maxcanú, Oxkutzcab, Peto, Tixméuac, Tizimín y Valladolid, así como también, hoy dos foráneos, específicamente de Campeche y dos de Quintana Roo.

En cuanto a las comorbilidades y factores de riesgo, cinco tenían desnutrición crónica infantil y tres con inmunosupresión, mientras que el resto, uno padecía anomalía congénita múltiple, diabetes, gastrotomía, insuficiencia renal crónica, y leucemia. Incluso, cuatro carecían de antecedentes de enfermedades.

Asimismo, cinco eran menores de 12 meses de edad, dos tenía 14 años, y cifra similar de 13 años, por lo que el resto tenían tres, cinco, siete, 11, y 15 años.

La primera defunción de un menor de edad se registró el 22 de junio de 2020, un masculino de seis meses de edad, de Campeche, de acuerdo con la información proporcionada por la SSY.

El segundo caso ocurrió el 12 de julio, un masculino de 14 años, con leucemia, quien nació en Mérida.

Asimismo, el 23 de julio, una niña de tres años de edad, quien tenía inmunosupresión, originaria de Quintana Roo.

Al día siguiente también fue una niña, de cinco años, originaria de Espita, quien padecía de diabetes.

Posteriormente, el 8 de agosto falleció un varón, de 14 años de edad, originario de Dzilam González, quien padecía de desnutrición y gastrotomía.

De igual forma, el 19 de agosto, murió una niña, de un año, nacida en Chankom, quien carecía de comorbilidades o factores de riesgo.

Al día siguiente, fue un bebé de dos meses, nacido en Peto, quien no tenía comorbilidades.

Mientras que el 21 de agosto, fue un niño de 11 meses, de Tixméuac, quien tenía desnutrición e insuficiencia renal crónica.

Luego, el 5 de septiembre fue un varón de 13 años, originario de Tizimín, y el 21 del mismo mes, un niño de un mes, de Mérida, ambos sin comorbilidades.

En lo que corresponde a 2021, el primero fue el pasado 29 de enero, un varón de 11 años de edad, quien perdió la batalla ante el Covid-19, ya que también tenía un serio trastorno de nutrición.

La SSY detalló que el infante era originario de Valladolid, quien padecía de desnutrición crónica infantil.

De igual forma, el segundo caso ocurrió el 24 de mayo, fue una niña, de 10 meses de edad, diagnosticada de inmunosupresión.

Posteriormente, el pasado viernes 6 fue una quinceañera originaria de Maxcanú, quien padecía de desnutrición.

El pasado sábado 14 fue una adolescente, de 13 años de edad, originaria de Oxkutzcab, quien padecía de desnutrición.