Un “amigo”, cómplice indirecto del feminicidio en Umán

Publicado mayo 28, 2020, 1:51 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- El cobratario Gabriel Humberto A. P., de 18 años, no se resignaba a perder a su pareja Ariany Y.C.S., de 21 años, quien lo había abandonado una semana atrás por maltratos a los que la sometía el sujeto.

Por diversas vías le estuvo insistiendo a la joven que reanudaran la relación y que ella regresara al hogar conyugal, en el fraccionamiento Colorines de Umán.

Ante las negativas de Ariany, el sujeto recurrió a un amigo en común de ambos, quien citó a la joven en el mencionado predio con la excusa de comprar unos productos que ella vendía. El día acordado fue el sábado 23 de mayo a las 9:30 de la noche.

El amigo que hizo la cita se retiró y observó que la pareja entró al domicilio. Posteriormente, alrededor de las 22:20 horas, el hermano de Ariany se comunicó con ella por celular y ella misma le informó dónde se encontraba, pero notó que estaba alterada y alcanzó a escuchar la voz de un hombre que decía palabras altisonantes, y en ese momento se cortó la llamada.

Por este motivo salió a buscarla y al aproximarse al domicilio observó un mototaxi en el que iba el hoy imputado, por lo cual le dio alcance y le preguntó por su hermana, a lo que el agresor respondió que estaba separado de ella.

Seguidamente ambos se dirigieron a la casa del amigo en común para indagar sobre el paradero de la mujer, pero éste les informó que la vio por última vez en el domicilio donde los había citado, por lo que el hermano dio parte a la policía que llegó al domicilio del fraccionamiento Colorines de Umán donde encontraron el cuerpo sin vida.

Tras ser detenido la madrugada del miércoles, el sujeto fue presentado ante una autoridad judicial ese mismo día.

La audiencia se celebró en el Centro de Justicia Oral de Umán, donde la jueza Diana Yadira Garrido Colonia le dictó auto de vinculación a proceso, por el delito de feminicidio agravado.

El imputado se reservó su derecho a declarar y renunció al plazo que la ley le otorga para resolver su situación jurídica, por lo cual la Jueza le dictó el auto de vinculación a proceso penal.

La licenciada Garrido Colonia accedió al plazo de cuatro meses solicitado por la Fiscalía para continuar con la integración de la carpeta de investigación.

Asimismo impuso al imputado la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa por todo el tiempo que dure el proceso.

A petición de la defensa, la Jueza ordenó que un especialista dé atención psicológica al procesado, ya que presenta episodios depresivos y pensamientos suicidas.