Turismo arqueológico disminuyó 73.3%, debido al Covid-19 y a ciclones

Publicado enero 08, 2021, 9:07 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

La afluencia a los museos y zonas arqueológicas de México disminuyó en 73.3 por ciento durante 2020, con respecto al año anterior, debido al cierre registrado a consecuencia del Covid-19, y en menor medida, ante la presencia y efectos de los ciclones y frentes fríos que impactaron al país, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

A pesar de que en Yucatán, el decremento fue del 66.1 por ciento, Chichén Itzá se convirtió en la zona arqueológica más visitada del país, desbancando a Teotihuacán.

Tras la aparición del coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS-CoV-2) causante de la enfermedad Covid-19 en la República Mexicana, se decidió cerrar las 178 zonas arqueológicas abiertas al público así como los 101 museos del país, a partir de la última semana de marzo, y de manera paulatina empezaron a abrir en septiembre, aunque muchos sitios la reapertura aún no llega.

En 2020, fueron siete millones 304 mil 479 los turistas, de los cuales cuatro millones 454 mil 718 acudieron a las zonas de monumentos arqueológicas y dos millones 849 mil 761 visitantes fueron a los museos.

La afluencia nacional decreció en 73.4 con respecto al total reportado en 2019, cuya suma fue de 27 millones 456 mil 582 personas, de los cuales, 16 millones cinco mil 589 fueron a los sitios arqueológicos y 11 millones 450 mil 993 a los museos.

El arribo turístico bajó en 72.2 por ciento y en 75.1 porcentual, respectivamente.

Asimismo, del total de paseantes correspondientes a 2020, cinco millones 542 mil 754 eran turistas nacionales, el 75.88 por ciento y un millón 761 mil 725 eran extranjeros.

Por vez primera en nueve años, Chichén Itzá se convirtió en ciudad precolombina más visitada del país, desbancando a Teotihuacán, que estuvo en el lugar más alto de 2012 a 2019.

De tal manera, en este año, Chichén Itzá fue visitada por 823 mil 795 turistas, el 29.2 por ciento, seguido de Teotihuacan, en el Estado de México, con 702 mil 13 personas, el 24.9 por ciento, y Tulum, Quintana Roo, con 624 mil 431 paseantes, el 22.1 porcentual.

Tan sólo a estos tres sitios acudió el 76.2 por ciento del total de visitantes, de acuerdo con la estadística proporcionada, y el resto se distribuyó en las 175 zonas arqueológicas restantes, a excepción de Cuauhtochco y en el Castillo de Teayo, ambos en Veracruz, donde la afluencia fue nula.

Mientras que Uxmal se ubicó en el sexto lugar nacional, con el 2.67 por ciento del total nacional; Ek’Balam está en el catorceavo sitio, el 1.16 por ciento; Dzibilchaltún está en el décimo séptimo peldaño, el 0.92 por ciento, y Mayapán, en la posición 23, el 0.51 porcentual.

Situación en Yucatán

En el caso específico de Yucatán, durante el año pasado, el turismo arqueológico y de museos fue de un millón 149 mil 413 paseantes, con un descenso del 66.1 por ciento con respecto a 2019, cuando el acumulado fue de tres millones 391 mil 477 turistas.

Asimismo, del total de visitantes, un millón 502 mil 31 eran nacionales, el 44.29 por ciento, y un millón 889 mil 446 extranjeros, el 55.71 porcentual.

De igual forma, la afluencia se distribuyó en sitios mil, con un millón 122 mil 769, al igual que 26 mil 644 ingresaron a los museos, entraron al Museo Regional de Antropología e Historia “Palacio Cantón”, el cual ocupó el décimo cuarto lugar nacional en afluencia y mil 783 a la Pinacoteca de Mérida “Juan Gamboa Guzmán”.

El 73.37 por ciento del turismo arqueológico acudió a Chichén Itzá, seguido de Uxmal, con 119 mil 24 personas, el 10.6 por ciento; Ek’Balam, con 51 mil 580 paseantes, el 4.59 por ciento, y Dzibilchaltún, con 40 mil 980, el 3.65 porcentual.

Asimismo, Mayapán, con 22 mil 758 visitantes, el 2.03 por ciento; Xkambó, con 13 mil 448 ingresos, el 1.2 por ciento, y Kabáh, con 12 mil 15, el 1.07 porcentual.

Con menos del uno porcentual quedaron el resto de los sitios, tal el caso de las Grutas de Loltún, con ocho mil 614 asistentes, el 0.77 por ciento, seguido de Izamal, con ocho mil 554; Labná, con cuatro mil 792; Sayil, con cuatro mil 575, Aké, con cuatro mil 354, y las Grutas de Balamcanché, con dos mil 309.

De igual forma, Oxkintok, con dos mil 300 turistas; Acanceh, con dos mil 264; Chacmultún, con 738, e Xlapac, con 669.

En México, el primer infectado de Covid-19 apareció el 27 de febrero del año en curso, y 17 días después, el 13 de marzo se registró el primer caso en Yucatán.

A consecuencia de la pandemia, Chichén Itzá cerró sus puertas el 20 de marzo, un día después del equinoccio de primavera, mientras que las 16 zonas arqueológicas restantes, a partir del 23 del mismo mes.

Luego de 175 días, el 14 de septiembre, se reabrieron los sitios de Ek’Balam, Izamal, Mayapán, Uxmal, e Xkambó, mientras que el 22 de dicho mes fue la reapertura de Dzibilchaltún, después de 183 días, y Chichén Itzá, tras 186 días.

Debido al paso y los efectos del huracán Delta, dichas zonas arqueológicas cerraron del 5 al 10 de octubre, a excepción de Dzibilchaltún, cuya fecha se prolongó varias semanas más.

Posteriormente, Chichén Itzá, Ek’Balam, Izamal, Mayapán, Uxmal, e Xkambó, volvieron a cerrar, del 26 al 29, ante el paso y secuelas de la tormenta tropical Gamma.

Dzibilchaltún reabrió el 2 de diciembre, pero cerró el 23 del mismo mes, medida que se tomó para cortar la cadena de trasmisión de Covid-19, ya que uno de los trabajadores del Gobierno del Estado resultó positivo a la mortal patología, y reabrió el pasado lunes 4.

Finalmente, tras el cierre de los sitios a consecuencia del Covid-19, el pasado 23 de marzo, aún no se abren al turismo 10 urbes prehispánicas, específicamente, Acanceh, Aké, Chacmultún, Grutas de Balamcanché, Grutas de Loltún, Kabah, Labná, Oxkintok, Sayil e Xlapac.

El cierre de Ek’Balam, Izamal, Mayapán, Uxmal e Xkambó, duró 183 días, mientras que Chichén Itzá fue de 194 días, mientras que Dzibilchaltún, fue de 249 días.

Mientras que Acanceh, Aké, Chacmultún, Grutas de Balamcanché, Grutas de Loltún, Kabah, Labná, Oxkintok, Sayil e Xlapac llevan 284 días sin afluencia.