Tras un año de Covid-19, a las empresas de Yucatán se les agota el oxígenio

Publicado marzo 11, 2021, 3:05 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

En atención a lo expuesto por el Observatorio Estratégico Yucatán, organismo creado por el sector empresarial organizado para elaborar análisis y generar información y datos de manera objetiva, puntual y confiable, el Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán manifiesta:

Lamentablemente, la situación económica aún no mejora en nuestro Estado. La recuperación es lenta y estamos lejos de poder cantar victoria.

Dentro de todo el ecosistema empresarial, las empresas que más están sufriendo son las pequeñas y las del sector terciario, esto es, las que se dedican al comercio y a prestar servicios, lo que hace la situación muy delicada para Yucatán.

En base a lo presentado, es evidente que el sector Empresarial está trabajando de manera coordinada y decidida, siendo una muestra de eso el número tan importante de empresas que participaron desinteresadamente en la más reciente encuesta aplicada, dando respuesta al llamado que se les hizo por parte del CCE Yucatán.

Por lo que respecta al empleo, nos hemos dado cuenta que nos enfrentamos a un doble reto. Por una parte, tenemos que reponer las fuentes de trabajo perdidas y, por la otra, tenemos que lograr que los nuevos empleos sean de calidad, lo cual no está sucediendo, ya que los empleos nuevos son o informales o bien eventuales. Es importante buscar reponer empleos formales permanentes, los cuales son más sólidos y mejor pagados.

Las respuestas de las más de las 700 empresas de diversos giros, sectores y tamaños, que participaron en la encuesta, nos demuestran que la recuperación económica está siendo en forma de una letra “K”, esto es, algunas empresas empiezan a recuperarse, pero otras siguen cayendo, siendo el gran reto rescatarlas a todas.

El ritmo de recuperación es apenas incipiente y debemos trabajar todos juntos y de manera coordinada para acelerar el ritmo.

En síntesis, los datos económicos y las respuestas a la encuesta de referencia son contundentes: las empresas y los empresarios han hecho su parte y han asumido su responsabilidad durante toda la pandemia.

Sin embargo, se agota su oxígeno y hay negocios a los que ya se les terminaron sus reservas y sus fuentes de financiamiento para seguirse sosteniendo.

En consideración a lo anterior, se vuelve aún más imperativa la exigencia a nuestras autoridades de los tres niveles de gobierno y a los próximos candidatos y candidatas a cargos de elección popular, de evitar a toda costa caer en la tentación de hacer política con el Covid-19, con la distribución y aplicación de las vacunas y con la recuperación económica.

Ni las empresas, ni las fuentes de empleo lo resistirían.