Tras 58 días de la denuncia por un espolón en Chelem, Semarnat apenas se da por enterada

Publicado septiembre 26, 2020, 10:45 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- Luego de 58 días de haber denunciado un grave atentado al medio ambiente, por la construcción de un enorme espolón en una playa de Chelem, la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat) envío una notificación a Francisco Abreu Rosado, mejor conocido como Leoncio.

En un extenso documento plagado de términos legales y con invocaciones a diversas tesis jurídicas, la dependencia federal encargada del medio ambiente en México le notifica al agraviadso que comenzarán a investigar la denuncia, por parte de su delegación en Yucatán.

Por cierto, el dueño del predio frente al cual se construía el espolón fuera de dimensiones aceptó corregirlo y apegarse a las medidas autorizadas para este tipo de estructuras, por lo cual se hace innecesaria la intervención de la dependencia federal, que apenas se está dando por enterada.

En la respuesta, la Semarnat hace referencia a que por la pandemia de Covid-19 ha tenido que limitar sus actividades, aunque precisa que esto ocurrió en el periodo comprendido de marzo a mayo, por lo cual al momento que se hizo la denuncia sus inspectores y demás empleados ya deberían estar reactivados.

La denuncia se presentó vía internet y fue recibida por las oficinas centrales de Semarnat, que a su vez le han turnado el caso a su oficina local. Para hacer esos trámites, tuvieron que transcurrir 58 días para que el denunciante recibiera respuesta.

Todavía falta esperar a ver cuándo programan las diligencias de investigación.

El pasado 23 de julio publicamos que, aprovechando la poca vigilancia de las autoridades ambientales y las municipales de Progreso, personas que tienen sus casas de verano en Chelem siguen construyendo espolones, incluso cada vez más grandes, pese a que se ha comprobado que esto daña el medio ambiente y propicia la erosión de las playas.

En un video de redes sociales, Leoncio expuso el caso del enormes espolón en la playa que se construía en la calle 17 entre 118 y 120 de Chelem, poco antes de llegar a Maristas.

Ahí unas personas levantaban la estructura de gran tamaño, y para reforzarla colocaban costales rellenos de arena mezclada con cemento. Las dimensiones de esta especie de dique llegaban hasta los 2.5 metros, cuando otros que se hicieron en esa zona con base en estudios de la Semarnat apenas abarcan unos centímetros.

El espolón fuera de dimensiones se hacia con intención de ganar playa, lo cual se lograría pero a costa de propiciar que a los costados el mar se “coma” la playa.

Finalmente los dueños del predio entendieron esto y accedieron a apegarse a las medidas autorizadas para la construcción de espolones.