Transporte público letal: 214 muertos en Yucatán

De 2014 a la fecha, el autobús es el vehículo de transporte público que ha propiciado más fallecimientos.

2961

De 2014 a la fecha, en Yucatán 214 personas han perdido la vida en siniestros viales en los cuales estuvieron involucrados cerca de 180 unidades de transporte público de pasajeros, entre ellos están los mototaxis, cuyo servicio es tolerado a pesar de su ilegalidad.

En poco más de cinco años, el autobús es el vehículo que ha provocado un mayor índice de mortalidad en el Estado, seguido del taxi foráneo, y en tercer lugar está el mototaxi, y en este último caso se pretende regularizar el servicio que brinda a pesar de la alta peligrosidad que representa.

Información proporcionada por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Fiscalía General del Estado (FGE) revela que en las carreteras del Estado se han registrado el mayor número de fallecimientos, seguido de Mérida.

De enero de 2014 a hoy, en la entidad se han registrado tres mil 524 accidentes de tránsito en los cuales están implicados unidades de transporte público de pasajeros, entre los que destacan los vehículos no contemplados por la Ley de Transporte del Estado de Yucatán, tal el caso del minibús, el mototaxi, el tricitaxi y las calesas.

El saldo es de 214 fallecidos y cuatro mil 413 lesionados, de los cuales, sólo un porcentaje fue trasladado a una clínica u hospital, pues de acuerdo con los paramédicos, el resto no ameritó la atención médica correspondiente.

En estos incidentes, estuvieron implicados tres mil 801unidades de transporte público de pasajeros, de los cuales, mil 227 son autobuses, 950 taxis urbanos, 886 mototaxis, 373 taxis foráneos, 275 colectivos, 34 minibuses, 30 tricitaxis, 21 taxis turísticos y cinco calesas.

Desafortunadamente, del total de accidentes de tránsito ocurridos en poco más de un lustro, en 169 incidentes han perdido la vida 214 personas, lamentables sucesos en los cuales estuvieron implicados 184 unidades de transporte público de pasajeros.

Asimismo, del total de occisos, los cuales perdieron la vida en el lugar de los hechos, durante el traslado al nosocomio o en el interior de la clínica u hospital, 169 son hombres y 45 mujeres.

En las carreteras de la entidad, tanto estatales como federales, han ocurrido 71 de estos mortales accidentes, y los 98 restantes, en calles y avenidas de 22 municipios, de los cuales, 53 fueron en Mérida, y con seis casos está Kanasín, Peto y Valladolid, respectivamente.

De igual forma, en los lamentables sucesos estuvieron implicados 184 unidades, de los cuales, 77 son autobuses, el 41.8 por ciento, seguido de los taxis foráneos, con 38 casos, el 20.6 por ciento, y 33 mototaxis, el 17.9 porcentual.

El cuarto peldaño lo ocupa el taxi urbano, con 24 casos, seguido de seis tricitaxis, cuatro colectivos y dos taxis turísticos.

Peligro constante

En menos de dos años, en el Estado, principalmente en Mérida, se registra un aumento acelerado del número de mototaxis, lo que implica un incremento notable en accidentes de tránsito y siniestros viales en los cuales están implicados estas unidades.

Tan sólo en 2018, de los 25 vehículos de transporte público de pasajeros que estuvieron implicados en lamentables incidentes, 10 fueron mototaxis, ocho autobuses y cinco taxis foráneos, principalmente.

Durante los primeros cinco meses de 2019, hay 275 unidades implicadas en hechos de tránsito, de los cuales, 83 son mototaxis, 74 autobuses, y 69 taxis urbanos, principalmente.

Con respecto al mismo período del año anterior, hay una disminución del 23 por ciento en el número de autobuses, y un decremento del 5.5 por ciento en taxis urbanos, pero en mototaxis, el crecimiento es del 56.6 por ciento, ya que de enero a mayo de 2018 fueron 53.

Numerosos especialistas de vialidad y académicos han establecidos que los mototaxis son las unidades más peligrosas, pero desafortunadamente, la diputada local, Silvia América López Escoffié, insiste en regularizar el servicio.

Debido a sus características, es un vehículo endeble, ya que se puede volcar al pasar por un bache, un tope, un paso peatonal, con una piedra en la cinta asfáltica, al momento de dar la vuelta, e incluso, hasta por la ráfaga de aire que genera un vehículo al pasar cerca de la unidad, aunado a una falla mecánica o por la negligencia del conductor.

Incluso, a mediados de febrero pasado, en Tekax, un mototaxi acabó volcado cuando se la atravesó un balón de fútbol.

Comentarios

Comentarios