Sorprende a trabajadores bajacalifornianos lo verde y segura que es Mérida

Publicado enero 13, 2020, 12:28 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA, 13 de enero de 2020.- Lo verde y segura que es Mérida es lo que más llama la atención a un grupo de personas que viven a más de cuatro mil kilómetros de aquí, pero que actualmente están en Yucatán por cuestiones laborales.

Se trata de un grupo de trabajadores que realizan ardua labor para construir la nueva pista de tartán del Estadio Salvador Alvarado.

Aunque son originarios de Tijuana, Baja California, y algunos de Los Cabos, Baja California Sur, este grupo de trabajadores recorre todo el país para construir infraestructura deportiva en diversas ciudades.

Desde hace unos días trabajan en el Estadio Salvador Alvarado y los entrevistamos luego de que desayunaron en el restaurante Don Mossu, ubicado en la colonia Yucatán.

Sus uniformes teñidos de azul revelan el color que predominará en la catedral deportiva de Yucatán.

Al preguntarles sus impresiones sobre Mérida, lo primero que mencionaron fue lo verde que les parece la ciudad, lo que representa un contraste con las ciudades de las que proceden, donde el clima es desértico y excesivamente seco, según nos comentaron.

“Aquí en Mérida todo es verde, muy limpio, muy bonito, hasta el calor se siente rico”, expresó Alexis, oriundo de Tijuana. “De donde venimos el calor es seco, no es igual al de aquí, además de que ahorita por allá está haciendo mucho frío”.

Uno de estos trabajadores es de Los Cabos, considerado un paraíso turístico, pero asegura que no se compara con la belleza natural de Mérida.

“Ahí solo el mar es bello, lo demás es desierto, hasta los cerros se ven pelones”, señaló. “Aquí no hay cerros, pero me imagino que si hubiera estarían llenos de monte verde”.

También les llama mucho la atención la seguridad de Mérida, pues se puede caminar a todas horas sin ningún problema.

“Ahí de donde venimos a cada rato se escuchan tiroteos, en las noticias puros asesinatos, muertos y demás”, expresó Alexis. “Aquí se siente tranquilo, se respira la tranquilidad”.

“Ves esta bicicleta (estacionada sin encadenar frente al restaurante), ahí en Tijuana no la podrías dejar así ni siquiera cinco minutos”.

“Tienen la fortuna de vivir en una ciudad privilegiada, cuídenla, no lo pierdan nunca, no saben lo feo que es vivir con inseguridad”, señaló Alexis antes de despedirse para ir a sus labores.

Tijuana está a 4078.9 kilómetros de Mérida. En viaje por carretera se requieren 47 horas, es decir, casi dos días de viaje.