Solicitud de financiamiento para Mérida, necesaria para afrontar la crisis del Covid-19

Publicado abril 29, 2020, 12:01 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

MÉRIDA, 28 de abril de 2020.- Ante el panorama que se avizora a causa de la contingencia por el Covid-19, el Ayuntamiento está tomando a tiempo las medidas necesarias para hacer frente a la situación económica con el fin de que la calidad de vida de las y los meridanos no sufra mayores afectaciones y por eso es de vital importancia el financiamiento de 400 millones que solicitará para reactivar la economía del municipio, afirmo el secretario municipal Alejandro Ruz Castro.

Recordó que la propuesta del alcalde Renán Barrera Concha para solicitar el financiamiento fue aprobada por mayoría calificada en la sesión de Cabildo realizada el sábado pasado.

—En ese momento el alcalde agradeció el apoyo de los regidores y destacó el hecho de que el voto a favor de la mayoría calificada incluyera a representantes de todas las bancadas, ya que estos momentos son decisivos para tomar las decisiones necesarias con miras al bien común —indicó.

Recordó que ahora la propuesta pasará al Congreso del Estado para su aprobación.

Ruz Castro explicó que esos 400 millones de pesos se destinarán a inversión pública productiva, que permitirá reactivar la economía.

Indicó que para poder realizar esa inversión es indispensable que el Ayuntamiento cuente con recursos adicionales y por eso, previa autorización del Congreso del Estado, implementará un proceso competitivo con por lo menos cinco instituciones financieras diferentes.

—De todo este proceso esperamos obtener un mínimo de dos ofertas irrevocables de financiamiento, con el fin de contratar las que ofrezca mejores condiciones de mercado y con el costo financiero más bajo —precisó.

Remarcó que las finanzas sanas que mantiene el Ayuntamiento y su buena calificación crediticia le permitirán hacer frente de la mejor manera a ese compromiso.

—Hay que recordar que el municipio de Mérida está posicionado como uno de los más avanzados en transparencia y rendición de cuentas, gracias a la eficiencia en el manejo de los recursos públicos, lo que se refleja en las calificaciones que le otorgan organismos de prestigio nacional e internacional que nos mantienen como uno de los municipios mejor calificados del país y solvente capacidad de pago —puntualizó.

El funcionario enfatizó que, ante la situación actual por la pandemia, el presupuesto original de la actual administración ha sufrido variaciones importantes, ya que el Ayuntamiento se ha visto en la necesidad de redirigir recursos para apoyar en esta contingencia a las y los meridanos, especialmente a las familias más vulnerables.

Recordó que, para cumplir con sus obligaciones de velar por el bien común, la autoridad municipal estableció, con aprobación del Cabildo, estímulos fiscales, aumento en la bolsa de créditos Micromer, establecimiento de un Fondo Estratégico para la Recuperación Económica; distribución de apoyos alimentarios y medidas de sanitización, entre otras cosas.

—Tenemos claro que todas y cada una de las acciones emergentes que se realizan tienen como finalidad apoyar a mitigar el efecto económico negativo derivado de la pandemia, pero es importante enfatizar que los recursos locales, fiscales y de gestión que tradicionalmente se invertirían en obras y servicios públicos básicos en beneficio de los meridanos pudieran verse reducidos y necesitamos el apoyo financiero para no detener los servicios que el crecimiento de la ciudad demanda —añadió.

Alejandro Ruz resaltó la importancia de no detener los proyectos prioritarios contenidos en el Plan Municipal de Desarrollo 2018-2021 y para lograrlo el Ayuntamiento, junto con la sociedad civil organizada, analizó las posibles medidas a tomar y decidió solicitar el financiamiento.

Recordó que, de ser aprobado por el Congreso, los recursos se destinarán a la construcción, mejoramiento, rehabilitación y/o reposición de bienes de dominio público; adquisición de bienes asociados al equipamiento de los mismos.

También a la adquisición de bienes para la prestación de un servicio público específico, como vehículos de transporte público, entre otros.