Similitud del asesinato en Gran San Pedro Cholul con el caso de Emma Gabriela

Publicado julio 23, 2021, 7:43 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Un pleito legal por la custodia de una niña de tres años sería el móvil del asesinato de una joven señora, en una casa del fraccionamiento Gran San Pedro Cholul, a manos de dos sujetos y una mujer que llegaron procedentes del Estado de México.

La pareja estaba separada y sostenían un litigio por ver quién se quedaba con la menor, que habría presenciado el asesinato de su madre.

Presuntamente el ex esposo, D.O.G., habría contratado a los sujetos que mataron a la señora T.A.V.C., de 35 años.

El caso recuerda el asesinato de Ema Gabriela Molina Canto, quien fue asesinada en 2017 en medio de una disputa por los hijos que tuvo con Alberto Martín Medina Sonda, quien quería tener a los menores para no pasarle manutención a su ex esposa.

Emma Gabriela fue asesinada por sicarios tabasqueños que la interceptaron en su casa del fraccionamiento San Luis. Tanto los matones como quien los contrató y el autor intelectual ya fueron sentenciados.

En el caso de hoy, los sujetos fueron detenidos cerca del puente de San Pedro Cholul, en la carretera Mérida-Motul, donde mataron al joven policía que les marcó el alto al verlos sospechosos.

El auto en el que se trasladaban los sicarios y su acompañante era de la mujer que mataron, lo cual hizo que se pusieran nerviosos y atacaran al oficial Goera, quien a pesar de tener chaleco balístico, durante el forcejeo con sus agresores se movió el chaleco protector y una de las balas le pegó en el tórax, en el costado izquierdo.

Tras asesinar al joven policía Raúl Adrián Couoh Aké, los sujetos y la mujer huyeron rumbo a Chicxulub dejando abandonado el vehículo cerca del entronque a Conkal.

Ahí abordaron un taxi colectivo de la ruta Baca, se bajaron en una gasolinera y se dirigieron a Motul, donde tomaron un taxi que los llevó a Mérida.

El trío estaba hospedado en un hotel de la zona de Mejorada. Llegaro desde el miércoles 21, según consta en los registros.

Fueron detenidos en la terminal de autobuses del Golfo de México Meder, donde ya habían comprado boletos para salir de Yucatán.

Este caso activó el código rojo, que es la máxima alerta de movilización policiaca y del C5, la central de monitoreo de las cámaras de videovigilancia.

La acción fue rápida: se revisaron todos los hoteles y posadas del centro de Mérida.

También se monitorearon todas las cámaras de videovigilancia, tanto del gobierno como las particulares por donde se movieron los sicarios.

El policía Raúl Adrián Couoh Aké, asesinado por sicarios cerca del puente de San Pedro Cholul, en la salid a Mérida.

La colaboración ciudadana fue fundamental para la localización de los sujetos, que no lograron salir del estado y ahora se enfrentarán a la justicia yucateca.

En cuanto al joven policía Couoh Aké, su participación fue fundamental para descubrir el asesinato de la mujer en Gran San Pedro Cholul, pues antes de revisar el auto de los matones avisó a su central que haría el operativo.

Al ubicar el automóvil y conocer a la propietaria, agentes de la SSP llegaron hasta la casa de Gran San Pedro Cholul, donde ya estaba el padre de la víctima esperándola porque iban a llegar unos trabajadores a darle mantenimiento a la piscina.

El padre de la mujer asesinada, al no ver el auto de su hija pensó que habría salido a hacer una diligencia, pero los policías le informaron que su auto había sido robado.

Fue cuando escucharon el llanto de la niña y subieron a ver qué sucedía. Al entrar a la habitación descubrieron a la mujer muerta y a la niña llorando en una cuna.