Senador Ramírez Marín impulsa iniciativa para hacer más “ruda” a la Profepa

Publicado marzo 15, 2020, 1:12 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

MÉRIDA, 15 de marzo de 2020.- Para disminuir la depredación de la fauna que prevalece en el país, entre ellos la de los loros, el senador Jorge Carlos Ramírez Marín anunció que propondrá una iniciativa de ley para convertir a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en un órgano autónomo o bien, dependiente de la Fiscalía General de la República (FGR).

Es decir, dejaría de formar parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), según explicó al sustentar la conferencia magistral en el Foro “Al rescate del loro yucateco”.

Ante las numerosas solicitudes y propuestas que le hicieron los académicos, especialistas y representantes de organismos no gubernamentales, indicó que le interesó solucionar el grave problema que prevalece en Profepa, pues la labor de los inspectores se ve rebasada ante la depredación que prevalece en el país.

Los participaron señalaron que en los estados sólo hay, en promedio, tres inspectores, por lo que Yucatán no es la excepción, además que no puede hacer acciones de detención, inspección en sitios sospechosos, y mucho menos utilizar armas en dado caso de detectar el tráfico de especies por parte del crimen organizado, entre otras limitantes.

“Hay que darles herramientas y permitirles el uso de armas a los inspectores, ya que es indispensable si se quiere contener la depredación en el país”, acotó.

El legislador consideró adecuado convertir a la Profepa en una instancia autónoma, o en su caso, que esté a cargo de la FGR.

Indicó que la propuesta planteada en el evento, efectuado con conocido hotel del Paseo de Montejo, “va muy aparejada a la (iniciativa) de la creación del Cuerpo de Guardabosques dentro de la Guardia Nacional”, la cual presentará ante el Pleno del Senado de la República.

Lamentó la poca protección que tiene el medio ambiente del país, consecuencia del recorte presupuestal, que en el caso de la Semarnat, fue del 35 por ciento.

“Con la disminución al presupuesto de la Semarnat se fomenta la violación a las leyes, ya que no hay personas ni recursos para la regulación de ilícitas acciones”, abundó.

Ante esta grave reducción de la tercera parte de su presupuesto, recomendó a la sociedad a establecer estrategias de trabajo conjunto, y garantizó que bien las podrá promover para que sea una realidad.

Ejemplificó el caso del especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Carlos Florentino Aguilar González, quien solicitó un presupuesto de dos millones de pesos para el desarrollo del proyecto “Perfil genético como instrumento de identificación para psitácidos (loros)”.

El investigador comentó que ni la Semarnat ni el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) le aprueban su proyecto, a pesar de que las pruebas genéticas de los loros serían “un candado que permitiría combatir el tráfico de los psitácidos”.

Ramírez Marín expuso la necesidad de “crear estímulos fiscales para reforzar asociaciones, más apoyo para el trabajo que realizan” las personas interesadas en el bienestar del país, expresó al comentar que le llamó la atención la propuesta del “rastro genético de los loros”.

Lagunas legales y anomalías

Durante su conferencia, el senador yucateco reconoció la importancia de actualizar y modificar la ley federal de protección al medio ambiente, para acabar con las lagunas legales así como dar una mayor protección a la flora y la fauna.

A pesar de la grave depredación que prevalece contra los psitácidos, aún no se le declara como especie en veda, expresaron los participantes en el encuentro.

Comentó que en México, anualmente, se capturan entre 65 mil y 78 mil ejemplares de psitácidos, pero el 77 por ciento mueren antes de llegar al consumidor final, debido a las precarias condiciones en su manejo.

“Por cada perico adquirido (en un hogar), se mata a cuatro”, expresó al comentar que desafortunadamente, el artículo 83 de la Ley autoriza la depredación de aves.

Tan sólo de febrero a mayo de 2019, en la República Mexicana se aseguraron dos mil 427 psitácidos, que fue la temporada de mayor extracción de aves.

Quejas y propuestas

Al concluir su ponencia, numerosos asistentes presentaron sus quejas así como las propuestas para la protección de los pericos, a lo que el legislador se comprometió a dar una pronta solución.

En 2019, gracias al operativo de vigilancia que hay en el Aeropuerto Internacional de Mérida “Manuel Crescensio Rejón” se aseguraron cuatro crías de mono araña y en lo que va de 2020, cuatro guacamayas.

Sin embargo, uno de los asistentes, quien es médico veterinario, afirmó que en su clínica, uno de sus clientes llevó una guacamaya, quien recogió al ave en la terminal aérea, además que “se otros nueve casos que lograron burlar el filtro de seguridad”.

Indicó que tan sólo el año pasado, en su consultorio atendió a 400 polluelos de diversas especies de loros, por lo que remarcó la gran depredación que hay en torno a los psitácidos.

El senador priísta abundó que “si en tan sólo un consultorio se atendió a 400 polluelos, en realidad cuántos se atenderán en todos los establecidos en el Estado, todo ello, sin contar con aquellos que se dan en los hogares, cuyas familias por falta de dinero o cultura no los llevan a los veterinarios”.

Entre los numerosos vacíos que imperan en la Ley se destacó el caso de no contemplar el consumidor final como pieza clave de un delito ambiental.

Actualmente, son numerosas las páginas electrónicas en las cuales se fomenta la venta de loros, y desafortunadamente, la policía cibernética hace caso omiso al problema.

Asimismo, se denunció la carencia de elementos para la protección del medio ambiente, pues en el caso de Yucatán, Profepa sólo cuenta con tres inspectores.