Se inspira en documentales de aventura para ayudar a la sobrevivencia de náufragos

Publicado septiembre 17, 2018, 7:12 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Dicen que en el mar la vida es más sabrosa, pero también puede significar grandes riesgos, sobre todo para los pescadores que cada vez se alejan más para obtener productos marinos.

Oriundo de Tlaxcala, pero enamorado del mar de Yucatán, donde vive desde los 18 años, Marco Barba Sánchez fue captando poco a poco este peligro al que se enfrentan a diario los pescadores.

Aficionado también a los programas de documentales de supervivencia, como los que se transmiten en Nat Geo o Discovery Channel, este joven diseñador industrial ha creado un prototipo denominado “Bermuda”, que es un sistema de purificación de agua de mar para casos de emergencia.

Recientemente Marco, como informamos, ganó la etapa nacional del prestigiado concurso internacional del James Dyson Award 2018, el certamen más importante a nivel mundial de diseño industrial.

“Me gusta viajar y conocer lugares, y cuando llegué a Mérida a estudiar la carrera de diseño industrial comencé a explorar playas y cenotes para conocer más de la cultura, lugares con naturaleza”, expresa en entrevista el egresado de la Universidad Anáhuac Mayab.

“Me gusta acampar, he llegado a pueblos con pescadores y sus familias, he entablado conversaciones con ellos y de alguna forma cómo es su vida, cómo se levantan temprano, a veces tienen que pescar de noche, y me di cuenta que tienen equipo precario y antiguo, insuficiente para enfrentarse a emergencias”, añade. “Sus lanchas son pequeñas, con motores antiguos que frecuentemente se echan a perder, quedan a la deriva”.

“En esos casos quedan rodeados de agua mar, agua no se puede beber, por toda la sal que tiene, los riñones se esfuerzan para procesarla y pueden colapsaer por las sales”, explica.

Ahí se inspiró para crear “Bermuda”, que es un producto compacto, ligero y fácil de transportar, pero sobre todo económico y accesible para los pescadores.

Por ahora todavía no se produce, pues aún está en la fase de prototipo, pero ya se está trabajando en la patente.

Marco está en busca de que algún inversionista pueda financiar la producción de “Bermuda”, pero también quiere que haya un beneficio social.

“Yo tengo la idea de que el producto se les pueda vender a los navegantes de embarcaciones de recreo, en una versión premium, y por cada producto que se desplace se otorgue uno a pescadores”, indica.

Ya tiene un estimado de cuánto costaría producir cada unidad. Serían 15 dólares por cada uno.

Aunque por ahora Marco está un poco más enfocado en la siguiente etapa del James Dyson Award 2018, donde tendrá que enfrentarse a competidores de 81 competidores de 27 países, es decir tres por cada nación, pues a la etapa internacional pasan los tres primeros lugares de la fases preliminares.

De esos 81 participante serán seleccionados 20 proyectos, que se anunciarán este jueves 20 de septiembre. De ahí se sacará al ganador absoluto.

En la fase nacional por haber quedado en primer lugar Marco obtuvo un premio de 52 mil pesos, si queda entre los 20 seleccionados recibirá 130 mil pesos y en caso de ser el ganador absoluta tendrá derecho a unos 780 mil pesos.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.