Rocío Alemán sigue los pasos de Elisa Carrillo: se convierte en primera bailarina del Stuttgart Ballet

Publicado junio 26, 2021, 7:58 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Hacía calor, 35°C, normal para Monterrey ese 8 de septiembre del 2003. En frente, la Carmen Romano, el gran edificio del Obispado, sede de La Superior, ícono para los Regios. La niña parada en la puerta principal, recta, con las piernas largas como dos espigas de trigo, veía el edificio con temor, con ansias, y con la ilusión de algún día, convertirse en Primera Bailarina.

Ella no podía saber que ese día llegaría el 25 de Junio, 2021, cuando el mundo iba saliendo de la peor pandemia en cien años y ella entrando en pleno como primera bailarina del Stuttgart Ballet en Alemania.

Rocío Alemán, hija de Rosy Benavides y Hugo Alemán, alumna de Rosario Murillo en la Escuela Superior de Danza y Música de Monterrey, ganadora de una beca para seguir sus estudios en la Escuela John Cranko en el Festival Internacional de Danza Córdoba, ganadora del Premio Nacional de la Juventud, producto de lo mejor que es México, es ahora la siguiente Primera Bailarina del Stuttgart Ballet, solo por segunda vez en la historia que una bailarina Mexicana asciende a este nivel en una compañía de ballet en Europa.

El Festival Internacional de Danza ha tenido desde su inicio una simple meta: crear oportunidades para alumnos Mexicanos de danza. En 2005 el Festival se hizo socio del importante concurso de danza, Youth America Grand Prix (YAGP – www.yagp.org ) en Nueva York. Ahora México es reconocido como “semi-final” del mismo concurso (www.yagpmexico.com ).

Gracias a esta asociación varios alumnos Mexicanos han ganado becas para estudiar en multiples escuelas de danza alrededor del mundo. Con estas oportunidades, junto con el trabajo, muchos de estos alumnos se han convertido en bailarines profesionales en compañías Mexicanas y también internacionales—como es el caso de la Srta. Alemán.

Dotada con un físico extraordinario y con un gran talento y sensibilidad Rocío ha cautivado a audiencias en México, Alemania y varios países en Europa y Asia donde ha ido de gira con el Stuttgart Ballet. Después de ganar la beca en la Ciudad de Córdoba, Veracruz se fue a los 16 años a seguir sus estudios bajo la dirección de Tadeusz Matacz. Siempre fue alumna
destacada y al graduarse de la escuela oficial del Stuttgart Ballet hizo audición para pertenecer a la agrupación, ahora sí, como bailarina profesional.

Durante 10 años ha seguido creciendo como artista; los directores de la compañía Alemana le han ido encargando más y más roles protagónicos incluyendo Julieta en la obra maestra Romeo y Julieta del mismo John Cranko. Varios de lo coreógrafos más destacados de Europa han escogido a Rocío para estrenar sus nuevas creaciones y ella ha bailado las coreografías de John Cranko, Jiří Kylián, Hans van Manen, Marco Goecke, George Balanchine, y William Forsythe, entre otros.

Y hoy, después de años de trabajo, con una clara visión y más bella que nunca Rocío recibe de la compañía del Stuttgart Ballet, el título de Primera Bailarina.

La maestra Rosario Murillo, pieza clave en el desarrollo de la Srta. Alemán reaccionó así al escuchar la noticia del ascenso a Primera Bailarina a su ex alumna, “Para mí es muy emocionante ser testigo del crecimiento de Rocío, desde que era muy pequeña, siempre se ha planteado objetivos muy altos y ha trabajado muy duro para alcanzarlos. Además de ser una
bellísima y talentosa bailarina, conserva una sencillez y ganas de aportar siempre a su país dignas de destacar.”

Martha Sahagún, fundadora y directora del Festival Internacional de Danza/YAGP México dijo, “Ver cómo se pule una piedra preciosa o cómo se transforma una piedra de mármol en una escultura maravillosa, es como me imagino el desarrollo de Rocío Alemán, con tenacidad, trabajo e inteligencia al tratarse una meta clara y alcanzarla. Convertirse en Primera Bailarina siempre fue el sueño para ella que hoy, ¡lo convierte en realidad! Bella bailarina con un físico espectacular, pero sobre todo con un gran corazón. Mi admiración y cariño por siempre, ejemplos como el tuyo es lo que nos motiva a seguir trabajando aún en tiempos tan difíciles como los que hemos vivido estos últimos años. ¡Gracias, Rocío! ¡Muchas felicidades!”

Del Obispado en Monterrey, Nuevo León a los grandes escenarios de Europa la pequeña Rocío Alemán ahora se convierte en parte de la historia del éxito, escrito por sus pies pero guiada por su gran corazón y enorme talento.