CONTENIDO PROMOCIONADO

Retienen en puesto de control policiaco cuatro máquinas bordadoras

Publicado enero 22, 2021, 9:11 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

Policías detuvieron esta mañana, en un puesto de control instalado en la carretera Mérida-Chicxulub, cuatro máquinas que fueron sustraídas de una planta textil en Ixil.

Las máquinas, como informamos, son objeto de un litigio que sostiene la empresaria Lizzi Ancona Chuc con quien fuera su socio, Carlos González Caamal, quien está acusado de apoderarse ilegalmente del equipo.

Ambos se asociaron para crear la empresa “Grupo Textil Ixil”, dedicada a la fabricación, maquila, confección y enajenación de telas.

La llegada de la pandemia de Covid-19, en marzo del 2020, hizo que las ventas y la producción cayeran, pero las costureras, muchas de ellas de comunidades mayas, le dieron un giro a la crisis confeccionando cubrebocas que tuvieron mucha demanda.

De la mano de Lizi Ancona, la empresa volvió a tomar rumbo y les iba bastante bien hasta que González Caamal cerró la planta, impidió el acceso a las empleadas y su socia, y se quedó con las mencionadas cuatro máquinas bordadoras.

Estas máquinas no eran parte de la sociedad que crearon, sino propiedad de Lizi Ancona, quien trató por todos los medios de recuperarlas, pero González Caamal se negó a entregarlas.

Esto propició que la empresaria interpusiera una denuncia ante el Ministerio Público.

Hoy temprano le avisaron que estaban sacando las máquinas de las instalaciones de Ixil, las cuales fueron retenidas en un puesto de control policiaco en la carretera Mérida-Chicxulub Pueblo.