Renán Barrera, de paladín de la democracia a saboteador del frente

Publicado diciembre 01, 2017, 5:14 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Radar Político

Igual que hace tres años, la desesperación comienza hacer presa a Renán Barrera Concha, quien al sentir que otra vez podría quedarse sin nada, como en 2015, está vendiendo su alma al diablo.

Quizá sin darse cuenta, el ex alcalde meridano se está convirtiendo en aliado de los enemigos del PAN, aquellos que no se cansan de ponerle piedras en el camino a la única opción viable para que los panistas vuelvan a instalarse en el palacio de la 61.

Y decimos quizá sin darse cuenta, porque estos yerros han sido públicos, incluso difundidos por medios a nivel nacional, como en el caso de unas declaraciones al periódico Reforma –del cual es parte del Consejo Editorial-, según las cuales el PRD no apoyaría al Frente Ciudadano en Yucatán si Vila Dosal es el candidato a la gubernatura.

Estas declaraciones fueron retomadas por los adversarios del PAN y hasta el jefe del despacho del gobernador, Sergio Vadillo Lora, compartió en sus redes personales esta información que fue difundida en otros portales nacionales, acompañado de una campaña de difusión vía Whatsapp que involucran al chofer de Barrera Concha cuando fue alcalde y a otros de sus colaboradores.

Adicionalmente, con esta postura Renán Barrera se está poniendo al servicio de Alejandro Cuevas Mena, representante del reducido grupo del PRD que se opone al frente opositor y su principal saboteador Yucatán

Y por si fuera poco, el ex alcalde meridano está mordiendo la única mano que le tendió ayuda cuando se quedó sin nada en el 2017, la de Ricardo Anaya, el principal promotor de la alianza opositora a nivel nacional, y quien colocó a Barrera en el cargo de coordinador nacional de alcaldes panistas.

La carrera de Renán Barrera parecía ascendente, primero diputado, luego alcalde y posteriormente, en su desesperación, se quedó en la banca. No midió bien sus tiempos, sabía perfectamente que al concluir como alcalde ya no tendría encima los reflectores, y tres años son un tiempo suficiente para que la gente olvide. Su proyecto se pudrió en el árbol antes de madurar. Tal vez sea esa frustración lo que hoy lo lleva a ser aliado de lo peor del sexenio.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.