Refuerzan operativo para evitar contagios de tuberculosis

La enfermedad registra este 2019 su incidencia más alta en ocho años. Hasta ahora han detectado 165 casos.

280

En Yucatán se registra la incidencia de tuberculosis pulmonar más alta de los últimos ocho años, y tan sólo con respecto a 2018, el problema se ha duplicado, informó la Secretaría de Salud federal.

Hasta el momento sólo el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ya reforzó los operativos entre los derechohabientes para evitar la propagación de esta contagiosa, la cual, al no tener los cuidados necesarios se torna mortal.

En el país hay un crecimiento de esta patología, pero es más notable en Quintana Roo y sobre todo en Yucatán, pues supera la cifra registrada hasta la primera quincena de mayo de los siete años anteriores.

Durante la semana epidemiológica número 18, correspondiente del 5 al 11 de este mes, en la región se detectaron 45 nuevos casos de esta contagiosa enfermedad, es decir, cada seis horas se diagnosticó una persona infectada.

Por lo pronto, en la República Mexicana hay nueve mil 599 casos confirmados acumulados, con un aumento del 57.1 por ciento, ya que en el mismo período de 2018, la suma fue de seis mil 111.

En la Península de Yucatán, el incremento es del 88 por ciento, pues pasó de 250 infectados a 470 personas con éste problema respiratorio.

El mayor número de casos se registró en Quintana Roo, con 236, y un aumento del 93.4 por ciento, mientras que en Campeche, el crecimiento fue del 43.75 porcentual, con 69 infectados.

En Yucatán ya son 165 las personas que resultaron positivas, cuyo crecimiento es del 106.25 por ciento, ya que en el año anterior fueron 80.

Tan sólo en 2012 se registró la cifra más alta, con 81 personas infectadas, mientras que la más baja fue en 2014, con 55 casos. De igual forma, en 2013 fueron 77; en 2015 llegó a 76; en 2016 fueron 72 y en 2017, ascendió hasta 66.

En lo que va del año, Veracruz es el estado con un mayor número de infectados, con mil 499, que representa el 15.6 por ciento del total nacional, seguido de Baja California, con 799, el 8.3 por ciento, y Guerrero, con 669, el siete porcentual.

Quintana Roo subió a la posición 16 al desbancar a Tlaxcala, con el 2.4 por ciento del total nacional, Yucatán se mantiene en el en el peldaño 18, con el 1. 7 por ciento, y Campeche descendió al sitio 27, con el 0.72 porcentual.

El especialista en Neumología del IMSS Yucatán, Carlos Colonia Cano, explicó que la tuberculosis pulmonar es una enfermedad infecciosa de los pulmones que se contagia a través de las gotitas de saliva, al hablar, toser o estornudar.

Además de causar daño permanente a los pulmones, puede tener complicaciones mortales, cuando no se recibe el tratamiento oportuno.

Señaló que si se detecta tos con expectoración de moco o sangre, sudoración excesiva, fatiga, fiebre, dificultad respiratoria y dolor torácico, es importante acudir a su médico familiar para una revisión y tratamiento correspondiente.

El especialista sugirió a las personas infectadas que continúen con todas las medidas que les otorguen los especialistas para cuidar su estado de salud.

“También es importante que sigan las recomendaciones para evitar la transmisión de esta enfermedad a otras personas”, acotó.

Colonia Cano recomendó a las personas que ya se encuentran con este padecimiento a que al toser se cubran la boca, se laven las manos constantemente, mantenga su habitación bien ventilada y eviten tener contacto directo con personas sanas, sobre todo menores de edad y personas de la tercera edad.

Advirtió que las personas con mayor riesgo de enfermarse son aquellas que padecen problemas pulmonares crónicos, también las que han estado en contacto con enfermos de tuberculosis y/o quienes padecen diabetes, desnutrición, SIDA o alcoholismo.

Afirmó que los pacientes con tuberculosis pulmonar no deben consumir bebidas alcohólicas, ya que el alcohol interfiere con la absorción de los medicamentos y facilita que la bacteria de la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis) se haga resistente.

Añadió que todo tratamiento, así como el control de sus medicamentos, siempre debe ser vigilado por el especialista

Remarcó que por ningún motivo se debe suspender el tratamiento contra este padecimiento, pues “aunque el paciente se sienta mejor, existe el riesgo de que ya no pueda curarse o se generen mayores complicaciones que pongan en peligro su vida”.

En caso de presentar algún malestar diferente o si aumentan las molestias, se debe acudir de inmediato con su médico; así como en caso de que tenga dudas sobre la evolución de la enfermedad, concluyó.

Comentarios

Comentarios