Recuerda: el 1 de septiembre se abre la economía, no es banderazo para borracheras

Publicado agosto 29, 2020, 12:15 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Radar Político/Columna

MÉRIDA.- En medio de la euforia que genera el levantamiento de la ley seca y la reapertura de sectores que han estado cerrados por más de cinco meses, a muchos tal vez se les está olvidando que a partir del 1 de septiembre comienza la etapa de mayor responsabilidad para los ciudadanos en la pandemia de Covid-19.

Durante los cincos meses previos, en particular durante marzo, abril y mayo, el gobierno estuvo cuidando que los contagios no se salgan de control, tomó esa responsabilidad al decretarse el confinamiento social, conocido popularmente como cuarentena.

A partir del 1 de junio comenzó la etapa de nueva normalidad y muchos no actuaron de manera responsable, lo que llevó a que en Yucatán se salieran de control los contagios y hospitalizaciones por coronvirus.

Ha sido la etapa con más defunciones y para evitar el colapso del sistema de salud, el gobierno tuvo que anunciar nuevas medidas, que incluyeron el establecimiento de una nueva ley seca y la restricción a la movilidad nocturna a partir de las 10:30 de la noche hasta las 5 de la mañana.

Fue una etapa de mucho riesgo, a mediados de julio Yucatán estuvo a un paso de volver a cerrar su economía, ante la amenaza de una saturación de las camas de hospital disponibles.

Fueron momentos de mucha tensión. Por un lado los ciudadanos presionaban para que volviera el semáforo rojo, pero por otro lado estaban los empresarios que sabía que sería catastrófico volver a cerrar la economía.

Afortunadamente se pudo sortear esa tormenta y hoy Yucatán se encuentra en la antesala de la reapertura económica más amplia en medio de la pandemia.

Hoy el balón está en la cancha de los ciudadanos, ellos serán los responsables de cuidar las medidas de higiene y protección para cuidarse a sí mismos, a sus familias y a los demás.

En ellos recaerá la responsabilidad de usar cubrebocas en lugares públicos, de lavarse las manos constantemente, usar gel antibacterial y evitar lugares concurridos.

También seremos los ciudadanos los responsables de decidir si asistimos a fiestas o si organizamos reuniones sociales. Ya vimos que en la apertura previa no hubo mucha responsabilidad y muchos cayeron en excesos de fiestas y borracheras.

Otros más discretos prefieron las “reuniones solo con gente que se cuida mucho”, pero a final de cuentas hubo contagios y amargas experiencias.

Debe quedar claro que el hecho de que vuelvan a abrir ciertos lugares por ejemplo iglesias, plazas comerciales o cines no significa que estés obligado a ir, incluso no es recomendable hacerlo. Ahí ya será responsabilidad de cada quien.

La pandemia no ha terminado, de hecho está aún muy lejos de acabar. Esto no ha terminado, únicamente se le está dando el valor al sistema económico del que depende mucha gente.

Las vacunas no estarán disponibles en las próximas semanas. Se estarán concluyendo las fases de prueba a finales de 2020 o principios del próximo año.

Tal vez ya estarían disponibles en el mercado en marzo y de ahí comenzaría su aplicación. El gobierno mexicano espera aplicar 60 millones de dosis en tres meses.

Esto significa que la ansiada inmunidad de rebaño no llegará a México sino hasta después de mediados de 2021.

Esto no es privativo de Yucatán, lo mismo ha ocurrido con otros países que abrieron su economía y hoy están teniendo rebrotes. No es culpa de ningún gobierno, es responsabilidad individual.

No hay discusión, el balón de la pandemia sigue rodando y en las próximas semanas estará en la cancha de los ciudadanos.

Recuerda: es reapertura económica gradual, no reactivación de la vida social.