CONTENIDO PROMOCIONADO

Reconocen que es difícil conseguir personal médico y de enfermería

Publicado julio 25, 2020, 8:38 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- A 4.4 meses de la aparición del Covid-19 en Yucatán, los hospitales sufren una crisis de falta de personal de salud, lo que impide una mejor atención de los afectados por la pandemia, coincidieron los representantes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como del Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy), y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste).

El director del Hospital Regional del Issste, Paulo Flores Salazar, expresó que “en este momento, lo más difícil es con seguir personal médico y de enfermería”.

Comentó que se trata de una verdadera limitante, ya que el actual personal está fatigado y se requiere de nuevos médicos, enfermeras, etc.

Puntualizó que están a punto de la saturación de camas para la atención de pacientes Covid, debido a la alta demanda que prevalece.

Garantizó que el Issste puede crear 96 camas más, “pero no se puede hacer ya que no se cuenta con el personal de salud”.

Por su parte, la delegada del Issste, María Montemayor Curiel, abundó que “urge de nuevo personal médico y paramédico, ya que es el mismo que está laborando desde hace cinco meses”.

Asimismo, el titular del Hraepy, Alfredo Medina Ocampo, explicó que se cuenta con 103 camas para la atención de infectados por la pandemia, pero el 80 por ciento está ocupada.

Aseguró que se brinda una atención a los afectados por la mortal enfermedad infecciosa de rápida propagación, pero se requiere de personal de salud.

De igual forma, el director de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del IMSS, Roberto Betancourt Ortíz, solicitó la intervención de los diputados locales para la regulación de las redes sociales, las cuales “son las que más daño nos hacen”.

Las tantas mentiras (que ahí se propagan) son las que más pánico crean en la población”, subrayó.

Finalmente, Flores Salazar destacó que para evitar que el Issste sea “hospital fallido”, se reconvierten diversas áreas del nosocomio, lo que ha provocado la inconformidad de los trabajadores.