Rechazan diputados del PRI alza de impuestos en Mérida; afectarían la economía familiar

Publicado diciembre 14, 2021, 9:37 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

En el marco de la sesión del pleno del Congreso del Estado, la fracción legislativa del PRI votó en contra del alza de impuestos propuesta por el Ayuntamiento de Mérida.

En su intervención en tribuna, la diputada Fabiola Loeza Novelo mencionó que los diputados del PRI consideran que el aumento excesivo de impuestos en Mérida puede desestabilizar la economía, desincentivar las inversiones afectando la generación de empleos, todo esto en detrimento de la economía familiar y por eso están decididos a no aprobar más impuestos, ni autorizar aumentos.

“Vemos con preocupación que el Ayuntamiento de Mérida pretenda incrementar sus ingresos en más de mil millones de pesos, esto es en un 35 por ciento más que el ejercicio que esta por terminar. El incremento antes referido tiene como base una agresiva estrategia tributaria que incluye aumentos a impuestos y derechos”, aseguró.

Señaló que, en cuanto a derechos y aprovechamientos, el Ayuntamiento de Mérida estima captar 312.3 millones de pesos para 2022, contra los 228.9 millones de pesos presupuestado en la Ley de Ingresos de este año 2021; un 36% más, un ingreso muy superior en términos proporcionales a la inflación de los últimos 2 años. Dijo que estos nuevos derechos afectan primordialmente a las microempresas de construcción y de servicios que mayoritariamente son negocios familiares.

“Además de lo anterior, se plantea un ambicioso esquema de actualización de los valores catastrales del municipio, que traerá como consecuencia aumento del impuesto predial y del impuesto sobre adquisición de bienes inmuebles (ISAI)”, añadió.

Por su parte, el coordinador de los diputados priistas, Gaspar Quintal Parra, afirmó que los diferentes sectores productivos y en particular, las familias meridanas, han sufrido afectaciones en su economía derivadas de la pandemia y por tal motivo, los impuestos propuestos por el Ayuntamiento de Mérida y aprobados por la mayoría en el Congreso, son inoportunos y van en sentido contrario a la realidad que viven los ciudadanos y a su bienestar.