Ratifican prisión preventiva a karateca golpeador de mujeres

Publicado noviembre 14, 2018, 7:02 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Luego de otra prolongada audiencia, que duró varias horas, este miércoles fue vinculado a proceso penal Cristian Contreras Domínguez, a quien se le ratificó la prisión preventiva por la salvaje golpiza que le propinó a la joven Andrea Carrillo Mendoza la semana pasada.

De este modo el sujeto, inculpado por feminicidio agravado en grado de tentativa, permanecerá en el penal meridano, donde fue recluido tras la audiencia de imputación celebrada el pasado viernes, en la que fue acusado formalmente.

La juez Blanca Bonilla estableció un plazo de tres meses para el cierre de la investigación, durante todo ese tiempo Contreras Domínguez, de 22 años y oriundo de Tabasco, permanecerá en el reclusorio como medida preventiva.

Prácticamente se descarta que las partes puedan llegar a un acuerdo que derive en un proceso abreviado a favor del sujeto.

Se espera que en seis o siete meses se llegue a la etapa conocida como intermedia, que es la fase previa al juicio oral.

De ser hallado culpable Contreras Domínguez, se haría acreedor a una sentencia que va de 10 a 37 años de prisión por el delito de feminicidio agravado en grado de tentativa.

Alegatos de la defensa

En su exposición, en la que fundó y motivó sus razones para llegar a esta determinación, la jueza dio contestación a todos y cada uno de los alegatos de la defensa que le solicitó no vincular por ese delito, sino por otro como lesiones o violencia familiar.

Sin embargo, en su razonamiento, la jueza concluyó que la violencia que fue infringida a la hoy víctima, de acuerdo con los indicios presentados, sí encuadraba en el delito de feminicidio en grado de tentativa porque se presentaban las razones de género señaladas, que son manifestaciones de odio, discriminación y control del agresor sobre la pasividad de la mujer agredida, así como también el hecho de que había entre ellos una relación sentimental.

Explicó que la tentativa debe entenderse porque el agresor estuvo resuelto a cometer el delito el cual sólo se evitó por causas ajenas a su voluntad como fue el hecho de que la joven tuvo la oportunidad de huir para pedir ayuda.

La jueza se dirigió al imputado para exponerle que, de los indicios que le habían traído los investigadores, entre ellos los informes policiales de la detención y el dicho de la propia víctima, pudo llegar a la conclusión, hasta esta fase del proceso, de que existe la probabilidad de que él haya cometido el delito en el tiempo, modo y forma señalado.

Los hechos que establecieron los fiscales en la audiencia apuntan a que el pasado 7 de noviembre del presente, entre 9 y 10 de la mañana, cuando la víctima estaba en la recámara del predio en el que habita, en compañía de su pareja, éste después de haber visto la computadora, se acercó y le reclamó a la hoy víctima que le habían enviado una foto, razón por la cual la agredió verbalmente, luego de lo cual comenzó a golpearla con puños y un objeto de madera y también trató de asfixiarla.

En un momento, cuando el agresor de dirigió al baño, la hoy víctima aprovechó para salir y vio a una patrulla a la cual solicitó auxilio, entonces los agentes policiacos se percataron de las lesiones y su gravedad y de que el imputado quería regresarla a la casa para seguir agrediéndola, por lo que procedieron a la detención y al llamado de una ambulancia para trasladarla a la joven mujer al hospital.

La jueza explicó que tomó en cuenta los antecedentes que la Fiscalía dijo que obran en su carpeta de investigación, en los que se asienta que el hoy imputado ya había ejercido anterior a los hechos violencia física, psicológica y sexual en contra de la víctima quien, según valoración médica, presenta consecuencias psicológicas.

La jueza Bonilla González explicó que los indicios fueron idóneos de que hubo una intención de privarla de la vida pues las lesiones presentadas se encuentran en todo el cuerpo de la víctima, según pudo apreciar en las fotos y el certificado médico, contrario a lo que alegó la defensa.

La juzgadora otorgó a la Fiscalía el plazo de seis meses que solicitó para continuar con su investigación, el cual vencerá el 13 de mayo de 2019, mientras que el imputado continúan bajo la medida cautelar de prisión preventiva justificada durante todo el tiempo que dure el proceso.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.