Proliferan en Mérida, moscos “grandes y gordos”, secuela de Gamma y Delta

Publicado octubre 12, 2020, 3:22 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

MÉRIDA.- El paso de la tormenta tropical Gamma y el huracán Delta provocaron la aparición de numerosas especies de moscos, propios de los humedales, una de ellas casi tres veces superior al aedes Aegyptis.

La problemática se registra principalmente en diversos parques ecológicos, tal el caso del Oriente y del Poniente, así como en las aguadas, como el Acuaparque, y en las sascaberas abandonadas, como la aledaña al fraccionamiento Las Américas, etc.

Además del fuerte zumbido, y dolorosa la picadura de estos insectos, que arribaron a la ciudad capital debido a los fuertes vientos que generaron los dos ciclones que afectaron la Península de Yucatán durante la primera semana del mes en curso.

Aunque los dípteros no son transmisores de enfermedades, causan numerosas molestias entre las familias meridanas, lo que provocó un aumento en el consumo de repelentes, insecticidas así como espirales contras mosquitos, etc.

El mayor problema se registra en el amanecer y en el atardecer, cuando hay una mayor actividad, e incluso, ha disminuido la afluencia de deportistas a los parques ecológicos, debido a la abundancia de los insectos.

Ante las numerosas quejas que prevalecen en las redes sociales, aumentó el trabajo del personal de la dirección de Vectores de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), para el control de los moscos adultos a través de la labor de nebulización.

De acuerdo con el estudio del especialista de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Julián Everardo García Rejón, la plaga de zancudos que afectan a los meridanos provienen de la ciénega de Progreso, entre los que destaca “el mosco negro”, los cuales arrastrados a la capital del Estado a consecuencia de los fuertes vientos de tormentas tropicales, huracanes asío como de “nortes”, principalmente.

La problemática continuará unos días más, debido a las condiciones que prevalecen en Mérida, con respecto a los humedales del Estado.

Afortunadamente, que el Aedes taeniorhynchus o “mosco negro” así como el Psorophoras, no se pueden reproducir con facilidad en Mérida, ya que necesitan grandes volúmenes de agua estancada, tal el caso de lagunas, aguadas, y ciénegas.

Además, los charcos de la ciudad capital sólo duran una semana, aproximadamente, enfatizó el médico entomólogo.

La plaga de mosquitos que prevalecen están en una etapa adulta, de manera que van a vivir una semana, cuando mucho, porque carecen de un hábitat idóneo.

En el mundo existen poco más de 40 especies de moscos, y en Yucatán son varias las que existen, tanto en el monte, como en los humedales como en la ciudad.

De las diversas especies que hay en Mérida, se suman el Aedes taeniorhynchus y el Psorophoras, los cuales, son más grandes, resistentes y pican más fuerte.

Ambos mosquitos se encuentran, por lo general, en el monte o ciénega, se alimentan principalmente de la sangre de animales silvestres de pelaje grueso, tal el caso de venados, así como también de vacas y caballos.

Por ende, son más grandes y necesitan tener una probóscide, apéndice alargado que utilizan para romper la piel y absorber la sangre con la que se alimentan.