Pretenden tratar el autismo con métodos obsoletos

Publicado mayo 04, 2018, 6:01 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

En México se carece de datos oficiales sobre la incidencia de personas que presentan Trastorno del Espectro Autista (TEA), cuya la falta de información demuestra la exclusión que sufren las personas afectadas.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México existen casi cinco mil niños con autismo, aunque según los expertos la cifra puede variar, lo que demuestra que urge un estudio más detallado.

El especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Felipe Cruz Pérez, afirmó que gran parte de los especialistas del país siguen manejando viejos e ineficaces estrategias para tratar el autismo, a pesar del desarrollo de nuevas técnicas y conceptos.

Incluso, aseveró: “hay quienes dicen que pueden rehabilitar a autistas y que tienen la cura en contra de ésta enfermedad, pero un niño con este tipo de problemas requiere diversos tratamiento para su control”.

El autismo no es curable, tampoco es una enfermedad”, por lo que lamentó que los especialistas no se actualicen en temas tan importantes para su desarrollo profesional, acotó.

Aclaró que “es una condición que genera una serie de aspectos que impactan la actividad cognoscitiva, y muchos de éstos pueden solucionarse en distinta medida”.

Al poder confundirse con otros padecimientos, la detección y el tratamiento del autismo se dificultan, más aún cuando no está considerado como una enfermedad, por lo que no existe un tratamiento.

Durante su participación en el V Congreso de Estudiante de Psicología de la Región Sur-Sureste, abundó que la sintomatología principal son deficiencias en la reciprocidad socioemocional y en las conductas comunicativas no verbales, además de una dificultad de inicio en el desarrollo, mantenimiento y comprensión de las relaciones personales.

Expuso que se presenta más en hombres que en mujeres, y para llegar a un buen diagnóstico requiere de un trabajo interdisciplinario porque se deben hacer una serie de estudios clínicos y de desarrollo, además de evaluaciones psicométricas.

Resaltó que uno de los puntos importantes cuando llega un niño con diagnóstico de autismo es saber cuál ha sido el manejo farmacológico de control con el que se le ha tratado.

“Hablamos de control y no de cura, porque para este trastorno hasta ahora no la hay”, añadió durante su conferencia magistral.

Expresó que se buscan las condiciones para que desarrolle un aprendizaje eficiente de contenidos académicos, ya que la educación es la principal estrategia a seguir.

Aseveró que la mejor terapia que se puede plantear en un caso de autismo es la educación, y para ello, el especialista debe de estar preparado para lograr una diferencia diagnóstica, ya que cada caso es diferente.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.