Presentan el Finca Resalso 2018, el vino más joven de Bodegas Emilio Moro

Publicado junio 13, 2020, 8:40 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

MÉXICO.- Finca Resalso es el vino de menor crianza de Bodegas Emilio Moro, una de las bodegas con mayor relevancia en Ribera del Duero. Su nombre proviene de la finca de la que procede, un viñedo muy querido por la familia, ya que se plantó en 1932, año de nacimiento de Emilio Moro, fundador de la bodega.
Su etiqueta narra la historia del vino, que no es otra que la de tres generaciones de viticultores natos: en la fotografía, que data de 1962, aparece su nieto José Moro de niño, hoy presidente de la empresa, junto con sus tres hermanos.

Finca Resalso 2018 es un monovarietal 100% Tempranillo (de la variedad Tinto Fino) nacido en Pesquera del Duero, al rescoldo de la privilegiada climatología de su denominación de origen y bajo una filosofía de producción basada en la tradición vinícola y en la máxima innovación en gestión inteligente del viñedo, con el fin de imprimir todo el potencial del terruño al resultado final. Está elaborado con los viñedos más jóvenes de la bodega, de entre 5 y 12 años.

CARACTERÍSTICAS DE LA COSECHA

El ciclo vegetativo del 2018 empezó con unos meses de abril y mayo extraordinariamente lluviosos, lo que provocó un ligero retraso en la brotación; en los meses de verano, sin embargo, la pluviometría se situó por debajo de los valores históricos, lo que ayudó a equilibrar el ciclo. En cuanto a las temperaturas, se mantuvieron muy próximas a las habituales en la zona, salvo en el último tramo de maduración, donde estuvieron por encima de lo habitual, lo que ayudó a rematar el año con niveles óptimos de madurez y un gran equilibrio en la uva.

NOTAS DE CATA

En la fase visual, Finca Resalso 2018 presenta un color rojo cereza picota con ribetes violáceos, propios de su juventud. En nariz despliega un aroma intenso, expresivo y fresco, con los varietales del Tempranillo en plena juventud y un toque muy sutil de madera. En boca es limpio y franco, equilibrado, con un tanino persistente pero maduro de buena acidez y agradable paso por boca, de postgusto largo y agradable recuerdo. En palabras de José Moro, «te llena la boca con madurez y frescura, al igual que la nariz. Es fácil y agradable de beber, lo que representa una de sus señas de identidad: entra sin agresividad. Se aprecia el respeto al viñedo y al proceso. Se ve elegancia, clase y sutileza y, sobre todo, sencillez».

Finca Resalso 2018 refleja a la perfección la personalidad de la añada, de la marca y de la uva, con toda su variedad de matices, otorgada por su terroir y su permanencia de cuatro meses en barricas de roble francés.

SOBRE BODEGAS EMILIO MORO

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este a su vez lo transmitió a sus hijos.

Luego de tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de tempranillo recuperado de sus viñas más viejas, y algunos de sus pagos más conocidos son Resalso, plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sancho Martín, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La familia Moro además posee la bodega Cepa 21 (también en la Ribera del Duero) que engloba las referencias Hito, Hito Rosado, Cepa 21, el vino de pago Malabrigo y Horcajo. Además, recientemente lanzó al mercado los godellos La Revelía y El Zarzal, fruto de su desembarco en El Bierzo. www.emiliomoro.com