Por la diabetes, a corto plazo Yucatán tendrá una población mutilada

Publicado mayo 20, 2018, 9:03 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

A consecuencia de la obesidad y la mala nutrición que prevalece en Yucatán, se corre el riesgo de tener una “población mutilada”, aseveró la directora de Nutrición de la Universidad Anáhuac Mayab, Martha Barrera Bustillos.

Advirtió que tal problemática se notará a corto plazo, ante un crecimiento notable de diabetes.

Resaltó la importancia de fomentar la cultura del valor nutricional de los alimentos, al mismo tiempo que se concientiza sobre los problemas que generan la “comida chatarra”.

“Al tener una mala alimentación, tanto niños como adultos, son propensos a la diabetes, lo que puede llevar hacia mutilaciones”, acotó.

Remarcó que “a corto plazo tendremos niños potencialmente diabéticos, enfermos del corazón y con desgastes óseos”, de ahí la necesidad de establecer estrategias para fomentar la cultura del buen comer y la ingesta de alimentos nutritivos.

Para empezar a corregir el problema, con resultados a mediano plazo, es necesario concientizar a los niños sobre los problemas de alimentación y de salud, ya que cuando sean adultos tendrán las herramientas para comer lo necesario y adecuado.

México es el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo entre los adultos, sólo detrás de Estados Unidos, por lo que es necesario una alimentación adecuada y equilibrada, señaló al participar en el Programa Pasaporte al Camino del Conocimiento, efectuado en la Unidad Mérida del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Afirmó que los problemas de salud relacionados con el sobrepeso también dañan la economía familiar, porque al tenerlos se destina más en medicamentos y tratamientos.

Entre las principales causas que provocan los problemas alimenticios está el consumo de refrescos, y tan sólo en Yucatán, el 90 por ciento de los hogares consume bebidas con una gran cantidad de azúcar.

Añadió que también influyen los cambios en los hábitos familiares porque los padres trabajan, provocando que los niños no desayunen saludablemente.

De igual forma, otra anomalía es el bombardeo de mensajes publicitarios que impactan sobre el consumo.

“Se trata de un problema multifactorial, y el cual se tiene que trabajar de manera conjunta, tanto investigadores y académicos, así como el sector gubernamental y el empresarial, además de la sociedad civil y organismos no gubernamentales, entre otros.

De igual forma, el estilo de vida cambió e impacta directamente en la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad.

“Los niños antes tenían actividad física, hoy son videos y dispositivos móviles, entre otros. Sentados una hora frente a una pantalla pueden consumir alrededor de 165 calorías en snacks”, subrayó.

Para contrarrestar la problemática, estableció la importancia de promover programas de cultivos naturales y de huertos, ya que al mismo tiempo las familias tendrán un beneficio económico y una aportación de nutrimentos con el consumo de frutas y verduras.

“Ahora ya no se hace el jugo de naranja agria, se olvidaron esas costumbres”, aseveró.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.