CONTENIDO PROMOCIONADO

Por accidente, derrama peligrosa sustancia en laboratorio escolar

Publicado febrero 19, 2019, 8:33 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Como en una película de ciencia ficción, el intendente de un Colegio de Bachilleres de Yucatán sufrió un accidente cuando limpiaba al laboratorio, y por accidente derramó varias sustancias químicas, que no lo convirtieron en superhéroe y tampoco en mutante, pero sí le causaron dificultades para respirar, al grado de que tuvo que ser llevado a un hospital.

Inicialmente lo llevaron a la clínica del IMSS en Sacalum, municipio donde ocurrió el percance, pero ante la gravedad del cuadro que presentaba el intendente, identificado como Roger Barrera Yerbes, de 44 años, lo tuvieron que trasladar al hospital del IMSS en Umán.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 3 de la tarde en el plantel Sacalum del Cobay, donde el trabajador limpiaba el laboratorio.

En un momento dado alzó una caja de madera que contenía varios frascos con químicos, la cual se desfondó y las sustancias, entre ellas ácido fosfórico, se extendieron por el piso.

Barrera Yerbes comenzó a tener problemas para respirar y solicitó apoyo, por lo que fue llevado hasta el IMSS del municipio por sus propios medios.

Al llegar los médicos vieron que el problema era delicado, y lo abordaron en una ambulancia de la Cruz Roja y lo trasladaron hasta el hospital del IMSS en Umán para una mejor valoración.

¿Qué es el ácido fosfórico?

La inhalación directa del ácido fosfórico, puede causar daños e irritaciones inmediatas en ojos, tracto respiratorio, garganta e incluso la piel. Por ello se recomienda precaución en las empresas donde se trabaja con el compuesto e incluso, extremando las reglas de seguridad industrial.

El uso que se le da al ácido fosfórico es industrial y no debe ser manipulado por personas que desconocen los códigos de seguridad y de vestimenta, que implica su manipulación.

Es un ingrediente infaltable en la elaboración de colas y refrescos gasificados, industria en la que se le conoce bajo el nombre de aditivo alimentario E-338 y que suele aparecer en las etiquetas de las bebidas más populares del mundo. Se usa como agente acidificador para dar ese sabor tan particular de las sodas, en especial a las de cola, y es la razón por la cual estas bebidas son tan dulces, pues se le agrega gran cantidad de azúcar a la mezcla para disfrazar el sabor ácido que proporciona.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.