Pisan, aplastan con bloques y asan nidos de tortuga en el playón de Chuburná

Publicado julio 14, 2020, 8:40 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- Pisoteados, aplastados por bloques de concreto e incluso quemados por el fuego de una fogata acabaron embriones de tortuga que se anidan en el playón de Chuburná Puerto.

Los causantes de este daño ambiental fueron vacacionistas irresponsables que acamparon en una zona marcada como sitio de anidación de tortugas de carey.

Este hecho ocurrió la noche del domingo, en un sitio donde hace una semana un grupo de sujetos agredió a un extranjero que cuida los nidos, solo porque les pidió que se retiren para no dañar los huevos de tortuga.

En esa zona del playón de Chuburná cada año los activistas y cuidadores de nidos pasan apuros por gente que llega en cuatrimotos y hay otras personas que meten sus autos a la playa.

Las personas que dañaron los nidos la noche del lunes, además de que no acatan las disposiciones de prevención por Covid-19, pisotearon zonas donde desovaron tortugas, las cuales están marcadas por los cuidadores.

No conformes, colocaron bloques de concreto sobre los nidos y encima encendieron una fogata. Desafortunadamente, los daños fueron detectados el lunes por la tarde.

Todos los nidos afectados fueron pérdida total, ya que los nidos de tortuga carey no suelen ser muy profundos. Tras un recuento de los daños, los activistas recurrieron a las autoridades ambientales para que procedan por este atentado contra la naturaleza.

La tortuga de carey, que es una de las que anidan en las costa yucateca, se encuentra listada en el rango de peligro de extinción, por la caza furtiva y por el saqueo de sus nidos, ya que se tiene la creencia de que los huevos de tortuga son un “gran alimento”.

Cuando desovan, cada tortuga puede poner 120 huevos. Actualmente es el periodo de anidación.

En caso de que los vacacionistas depredadores hubieran afectado solo un nido, el daño se podría calcular en la muerte de más de 100 embriones. Al parecer, fue más de un nido afectado por la lunada y fogata de esta personas que deberían estar en sus casas cuidándose de la pandemia.

Hace una semana, sujetos agredieron a un extranjero tras pedirles que no dañaran los nidos y que se llevaran su basura cuando se retiraran.

Esta petición molestó mucho a los individuos, que se hicieron de palabras e incluso agredieron físicamente al extranjero, quien es vigilante voluntario de la zona.