Península de Yucatán, libre de dengue desde hace tres meses

Publicado marzo 22, 2021, 8:33 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 10 mins

La Península de Yucatán se mantiene libre de dengue desde hace tres meses, por lo que se convierte en la región menor afectada por la mortal enfermedad, reveló la Secretaría de Salud federal.

El caso más reciente se registró en Yucatán, en la tercera semana de diciembre de 2020, y en lo que va del año, no hay caso alguno en esta región del país.

Para el caso específico de Yucatán, un fenómeno similar se registró en 2018, cuyo primer caso se registró hasta la semana epidemiológica número 41, a principio de octubre, e incluso, fue el año con menor incidencia en cerca de dos décadas.

Hasta la semana epidemiológica número 10 de 2021, en México hay 227 casos confirmados acumulados en 18 estados, con una disminución del 88 por ciento con respecto al mismo período del año anterior, cuando la cifra fue de mil 895, y desafortunadamente, en Colima se registró una defunción,

Es decir, hasta el momento no hay casos en 14 entidades federativas, tal el caso de Aguascalientes, Baja California, Campeche, Coahuila, Chihuahua, Ciudad de México, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Querétaro, Quintana Roo, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

Durante 2020, en México, la incidencia dengue disminuyó a pesar de los factores climáticos, geográficos y biológicos que prevalecieron y afortunadamente no se registró una coepidemia con Covid-19.

La temporada de alta transmisión del dengue en México inicia en junio y concluye a finales de octubre. La intensidad de transmisión es semejante a la transmisión promedio de 2009 a la fecha.

Asimismo, la Península de Yucatán fue la región menos impactada por la letal patología transmitidas por el mosco Aedes aegypti, incluso, por segundo año consecutivo, en la región no se registraron casos de Chikungunya ni de Zika

El pronóstico establecido para el país era un notable aumento del dengue, a consecuencia del clima, la biología de los mosquitos y su movilidad de los insectos, sin embargo, la problemática fue inferior en Campeche, Quintana Roo y Yucatán, e incluso, en cinco entidades federativas no se registró caso alguno.

El dengue es una enfermedad infecciosa ocasionada por la picadura del mosquito del género Aedes, que se reproduce en zonas ubicadas por debajo de los mil 800 metros sobre el nivel del mar, altitud que en México representa casi todo el territorio nacional.

La incidencia se debe a múltiples factores, por lo que también influye la respuesta inmune de las personas expuestas al virus así como con las actividades de control del díptero.

Asimismo, el dengue es un fenómeno ecológico que se presenta todos los años, particularmente en las zonas tropicales y subtropicales del mundo.

En la Península de Yucatán, durante el año pasado se registraron 415 casos dengue, y desafortunadamente, tres personas fallecieron a consecuencia de la letal enfermedad.

El Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece) de la SS federal informó que en la República Mexicana se diagnosticaron 24 mil 224 casos, con una disminución del 41.6 por ciento, ya que en el mismo período de 2019 fueron 41 mil 505 las personas infectadas.

Los infectados pertenecieron a 27 entidades federativas, y la problemática estuvo ausente en Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Ciudad de México y Tlaxcala.

En cuanto a la presencia de la enfermedad en el país, tiene una distribución variable, pues cinco mil 355 casos son de Jalisco, el 22.1 por ciento del total nacional, seguido de Michoacán, con dos mil 513 infectados, el 10.4 por ciento; Nuevo León, con dos mil 276 contagiados, el 9.4 por ciento, y Tamaulipas con dos mil 268, el 9.36 porcentual.

Por el momento, en la región fue lenta la transmisión de dengue en comparación con algunas entidades del centro del país, así como con los estados del Pacífico mexicano, cuyo crecimiento epidémico fue constante.

De acuerdo con la estadística, la patología tiene una composición diferente en la Península de Yucatán, dado el disparejo crecimiento de dicho padecimiento, con respecto al mismo período del año anterior.

En la región hay 415 infectados, por lo que es la región menos impactada, hasta el momento, pues de cada 60 casos confirmados en el país, uno corresponde a ésta región.

A principio de año, Yucatán era una de las tres entidades federativas con mayor incidencia y actualmente se ubica entre los 11 estados menos impactados.

Asimismo, en Yucatán son 147 los casos diagnosticados, cifra que es 77.5 por ciento inferior en comparación con el año anterior, cuando la suma fue de 653 personas contagiadas.

De acuerdo con el “Panorama epidemiológico de dengue”, Quintana Roo está en el lugar 20 de la tabla nacional de incidencia, con 228 infectados, el 0.94 por ciento del total de casos de la República Mexicana, mientras que Yucatán está en el sitio 22, con el 0.61 por ciento, y Campeche está en el peldaño 24, con 40 casos, el 0.16 porcentual.

En Quintana Roo, la enfermedad disminuyó en 88.3 por ciento mientras que en Campeche, el decremento fue del 66.7 porcentual.

Los casos confirmados en el Estado estaban en 31 municipios, tal el caso de Akil, Buctzotz, Cacalchén, Celestún, Cenotillo, Chankom, Chapap, Chemax, Conkal, Dzan, Dzitás, Halachó, Hunucmá, Kanasín, Mama, Maní, Maxcanú, Mérida, Motul, Muna, Muxupip, Progreso, Sanahcat, Seyé, Suma, Ticul, Tixkokob, Tixpeual, Tizimín, Umán y Valladolid.

Defunciones

La infección por dengue ocurre después de que un mosquito infectado con el virus pica a una persona sana, así el vector inocula el virus en la sangre, donde infecta a diversas células como macrófagos, dendríticas y hepáticas; cada vez que entra a una célula produce miles de nuevos virus que pueden multiplicarse en nuevas células, los síntomas se presentan cuando hay muchos virus en la sangre del paciente.

La infección se adquiere de dos a siete días y hay dos formas clínicas: el dengue leve, caracterizado por fiebre de 39 a 40 grados centígrados, dolor intenso de cabeza, en articulaciones y atrás de los ojos, así como salpullido casual; síntomas que se desarrollan hasta en siete días.

Entre los síntomas de esta mortal enfermedad vectorial, en su forma leve están el dolor de cabeza, de ojos, de huesos y articulaciones, mientras que en el caso del dengue grave tiene los mismos síntomas, pero además puede haber sangrado nasal, en encías o en el tracto digestivo y ocasionar fuga de plasma, con una baja súbita de temperatura, letargia, vómito y puede causar la muerte por shock hipovolémico.

El dengue grave puede ocasionar la muerte de una persona en 24 horas y sería muy bueno saber quién tendrá esa variante para que el paciente se quede en el hospital.

Incluso, uno de cada 10 casos leves puede evolucionar a grave, cuya sintomatología se acompaña de hemorragias, sangrado de encías y pies hinchados, lo que puede ocasionar una descompensación y la muerte.

De ahí la importancia de no automedicarse y solicitar atención médica para su tratamiento oportuno.

Desafortunadamente, el año pasado, en el país fueron 79 defunciones provocada por la letal patología vectorial, distribuidas en 15 entidades.

Específicamente, 20 son de Jalisco; nueve de Tabasco; ocho de Guerrero; siete de Chiapas; seis de Oaxaca y Nayarit, cada uno; cinco de Colima, y con cuatro occisos está Michoacán y Puebla, respectivamente.

Mientras que con tres casos en San Luis Potosí, así como dos occisos corresponden a Morelos y Yucatán, correspondientemente, y el resto, con un caso, está Coahuila, Quintana Roo y Veracruz.