Otro suicidio en la colonia Esperanza de Izamal: dos en menos de una semana

Publicado agosto 18, 2020, 8:17 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MÉRIDA.- Una creencia de las comunidades mayas señala que cuando alguien se suicida, por lo general no se va solo, sino que “jala” a alguien más, es decir, que en el poblado, colonia o calle alguien más suicidará.

Al parecer, este fue el caso de la colonia Esperanza de Izamal, donde ayer se reportó el suicidio de un hombre de 31 años, luego de que apenas el sábado se ahorcó un adolescente de 16 años.

La colonia no se reponía aún de la consternación que causó la pérdida de una vida tan joven, cuando se enteraron del nuevo suicidio, cuya víctima fue H.Q.C., de 31 años, quien lamentablemente había caído en las garras del alcoholismo y la drogadicción.

El hombre se ahorcó en un árbol de zapote en el patio de su casa. Su padre de 72 años fue quien lo descubrió aproximadamente a las 3 de la tarde.

Un poco antes el adulto mayor había visto a su hijo caminando en el patio, pero no le dio mucha importancia y tampoco le preguntó para evitar problemas porque sabía que cuando estaba drogado o ebrio era agresivo.

Apenas descubrió el suicidio avisó a los servicios de emergencia, pero cuando llegaron policías y paramédicos de Izamal solo pudieron constatar la muerte.

Hace unos años circuló la versión de que en un pequeño pueblo del sur de Yucatán para poner fin a los suicidios “concatenados”, pues ya se registraban muchos, comenzaron a sepultar boca abajo a las personas que se suicidaban.

Se desconoce si fue casualidad o si en realidad funcionó, pero cesaron los suicidios y no se registró ninguno más sino hasta varias décadas después.