Otra vez se va del PRI Liborio Vidal

El ex alcalde de Valladolid ya adquirió la franquicia del PVEM en Yucatán y es cuestión de días para que le diga adiós al tricolor, como ya lo hizo la anterior ocasión que el PRI perdió la gubernatura.

4140

Radar Político/Columna

Liborio Vidal Aguilar, a quien no se le quita el complejo de tránsfuga, pretende hacer de nuevo el “coox virar” ahora que ve hundido el barco del PRI.

En esta ocasión la tabla de salvación del ex diputado federal y ex alcalde de Valladolid es el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), cuya franquicia para Yucatán ya adquirió el también empresario.

No será la primera vez que Liborio Vidal agarre sus cosas y se vaya cuando ve caído al PRI. Cuando el tricolor perdió la gubernatura en 2001, en los años siguientes el ex alcalde de Valladolid coqueteó con el PRD, a tal grado que abanicó el triunfo de los amarillos en la alcaldía de ese municipio y otras victorias perredistas en la región.

Conocido su trapecismo partidista, en meses previos a las elecciones Morena lo estuvo buscando para proponerle la candidatura al gobierno de Yucatán, pero al parecer vendía muy caro su amor y prefirió quedarse en el PRI, a cambio de posiciones políticas para su familia y allegados.

Hay que recordar que su hijo Liborio Vidal Cañetas es actual regidor plurinominal del PRI en el Cabildo de Mérida, donde ha tenido un desempeño gris.

Su sobrino Jesús Vidal Peniche es diputado federal y colocó como candidatos a varios allegados, muchos de los cuales se quedaron en el camino.

Las señales de que Vidal Aguilar pretendía abandonar el PRI eran claras desde meses atrás. No estuvo presente en la reunión del Consejo Político, donde no incluyó a nadie de su grupo. No tiene representantes en dicho organismo, a pesar de que le correspondían por ser un líder regional en el oriente de Yucatán.

La intención de Vidal Aguilar es conseguir la candidatura al gobierno del estado en 2024, por el PVEM, ya que en el PRI nunca pudo lograrlo avasallado por otros liderazgos.

Y la de Morena la rechazó en 2018 pensando que López Obrador se quedaría en el camino, y que la participación del partido del presidente sería testimonial en Yucatán.

En Yucatán tenemos una expresión muy certera para políticos como Liborio Vidal: “coox virar” o un poco más castizo: veleta, porque gira al compás donde se mueve el viento.

Comentarios

Comentarios