Otra complicación del Chikungunya: hemofilia adquirida

Por ahora ya se detectó el primer caso de esta enfermedad, que de no ser tratada a tiempo puede resultar mortal, advierte médico especialista que participa en la Cumbre de Hemofilia Mérida 2018.

2356

México corre riesgo de un brote de hemofilia adquirida, ya que el chikungunya es uno de los causantes de esta mortal enfermedad de la sangre, advirtió el especialista de la Agrupación Mexicana para el Estudio de la Hematología, Carlos Martínez Murillo.

Aclaró que hasta el momento ya se registró el primer caso de este tipo, una mujer a la cual se logró salvarle la vida debido a la oportuna intervención.

Definió la hemofilia adquirida como “una enfermedad en la que una persona con un sistema de coagulación (de la sangre) previamente sano desarrolla anticuerpos contra uno o varios factores de la coagulación”.

Remarcó que “la causa del desarrollo de inhibidores suele ser idiopática, lo que significa que se desconoce, pero puede estar relacionada al embarazo, a enfermedades autoinmunes, el uso de ciertos medicamentos o cáncer, y el lupus”.

Incluso, comentó que en el caso de Guerrero, la de la enfermedad fue favorecida por el Chikungunya, enfermedad transmisible por vector, en éste caso, el mosco Aedes aegyptis, el cual también propaga el dengue y el Zika, así como la fiebre amarilla, la cual, afortunadamente está ausente en México pero en Brasil está provocando serios problemas.

“No hay un estudio, es el primer caso que se registra, por lo que se requiere efectuar una investigación sobre la hemofilia adquirida y su asociación con las enfermedades infecciosas”, subrayó al participar en la Cumbre Interactiva de Desordenes de la Coagulación organizada por Novo Nordisk.

Martínez Murillo comentó que a pesar del grave problema que representa, en la República Mexicana prevalece un subregistro de esta mortal enfermedad, debido a que los médicos carecen del conocimiento para efectuar el diagnóstico correspondiente.

Asimismo, no hay estudios relacionadas con dicha patología, y la información que se tiene son investigaciones hechas en otras naciones.

Afirmó que de acuerdo con la información generada en Europa, anualmente, esta patología afecta a una persona por cada millón de habitantes.

En el país deben de existir 120 casos positivos, pero hasta el momento ya se detectaron unos seis casos de individuos con problemas de coagulación sanguínea.

Cuestionado sobre 114 casos restantes, correspondiente a 2017, el especialista remarcó que “o ya se murieron o están en agonía y el médico aún no reconoce la enfermedad como para enviar a la persona con el hematólogo”.

La situación se complica aún más en las comunidades pobres y las rurales, además de la formación educativa de las personas, pues “prefieren hacer caso omiso a la problemática o consumir hierbas, que al final les cuesta la vida”.

Sin embargo, “aún en la Ciudad de México, que cuenta con notables especialistas en hematología así como con clínicas y hospitales de alto nivel, no se detectan en tiempo y forma los casos”, subrayó.

Indicó que “si el médico familiar no está informado sobre lo que es la hemofilia adquirida, y mucho menos tiene un cuso de capacitación para la detección de la enfermedad, es obvio que lo va a mandar con otro médico o un especialista equivocado, y esa pérdida de tiempo le puede costar la vida al paciente, a menos que lo haya enviado con un hematólogo”.

De los seis casos detectados hasta el momento, dos corresponde a Oaxaca, y el resto son de la Ciudad de México, Guerrero, el Estado de México y Nuevo León.

Finalmente, explicó que personas con hemofilia adquirida suelen ir al hospital por primera vez en relación a esta condición debido a una hemorragia espontánea y habitualmente grave.

Desafortunadamente, estos episodios hemorrágicos son muy difíciles de controlar y pueden no responder al tratamiento con Factor VIII, concluyó.

Comentarios

Comentarios