Ojalá que ningún ser amado nos falte tras la pandemia de coronavirus Covid-19

Publicado abril 08, 2020, 8:03 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

Por: Edith Duperón Zamudio

MÉRIDA, 8 de abril de 2020.- Ayer nos dieron la noticia de que ya hay cuatro muertos por coronavirus Covid-19 en Yucatán. ¿Es mucho, es poco? Todo depende del cristal con que se mire.

No falta quien diga “pero dos son extranjeros”. ¿Acaso por eso pierden su condición de personas? ¿Por ser extranjeros nadie llorará por ellos? ¿Su muerte no le dolerá a alguien?

De los dos yucatecos no faltará quien diga. “Estaban obesos, tenían diabete e hipertensión. Yo estoy sano, a mi sí me da no va a mandar al hospital”.

Vamos dimensionar a cuánto equivale cuatro muertos. Pudieran ser todos los integrantes de una familia conformada por papá, mamá, hija e hijo.

Cuatro pudieran los compañeros con los que te agrupas cuando te piden trabajar en equipo en la escuela.

Cuatro son tus abuelos, cariñosamente llamados “papi” o “mami” en la Península de Yucatán.

¿Captas ahora a cuánto equivale cuatro? También pudieran ser cuatro tus mejores amigos o las amigas con las que vas a la plaza, a la disco, a comer, a la playa.

Con este contexto: ¿cuatro muertos es mucho o es poco? Si te das cuenta, antes del coronavirus nadie pensaba que pudiera faltarnos alguien.

Lo mejor es quedarse en casa, con los tuyos, con los que amas. Vamos a aprovechar esta pausa en el mundo que tal vez no volvamos a ver en mucho tiempo.

Reencuéntrate con tu familia y contigo mismo, disfruta la vida, porque nunca sabemos cuándo alguien podrá faltarnos.