Nómadas argentinos varados en Mérida, sorprendidos con la bondad de los yucatecos

Publicado mayo 12, 2020, 12:57 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

MÉRIDA, 12 de mayo de 2020.- Lucas Brinach, Ayelén Poledri y su hija Alana son una familia argentina que viajaba por el mundo en una camioneta Renault Trafic, cuando la pandemia por el coronavirus los dejó varados en Mérida.

Sin pensarlo, ahora viven temporalmente en una casa prestada por un buen yucateco que les ofreció alojamiento.

Entrevistados por Yucatán Ahora, la familia informó que su aventura comenzó en el 2016, cuando su pasión por viajar los motivó a realizar algo diferente, junto a su hija de 13 años.

“Nosotros somos una familia argentina, vivíamos en la Patagonia de Argentina, en la parte sur, nosotros llevábamos una vida convencional como todo el mundo, de ir a la oficina, la escuela, trabajábamos ocho horas, pero nuestros tiempos de descanso no coincidían y nos veíamos muy poco. Eso como familia nos empezó a hacer algo de ruido, porque estábamos generando dinero, pero teníamos poco tiempo para disfrutarlo entre nosotros.

Esto nos llevó a hacer cambios de vida y como nos gusta viajar, antes de comenzar el viaje recorrimos gran parte de Argentina cuando teníamos tiempo libre, íbamos motivados en conocer como vive la gente en otros lugares, en los pueblitos, como se desenvuelve y todo ese tipo de situaciones.

También nos generaba mucha intriga saber como lo hacían en otros países, como es la cultura, lo que comen, ese tipo de preguntas nos las hacíamos siempre y en un momento nos dimos cuenta de que lo que más nos gustaba era viajar, entonces nos pusimos como un plan y comenzamos a pensar de qué manera podríamos conocer varios países y nos dimos cuenta que la única manera posible era vivir viajando.

No sabíamos cómo hacer esto o que necesitábamos, empezaron a venir muchos miedos sobre como íbamos a resolver los problemas básicos y entonces empezamos a empoderarnos y pensar sobre escenarios posibles, circunstancias, nos enfrentamos al miedo y sobre lo que podíamos hacer en caso de llegar a esos puntos e ideamos un plan maestro.

Dijimos, somos una familia, queremos viajar por el mundo, necesitamos tener un vehículo que nos pueda servir de casita para poder ahorrar dinero en alojamiento, y si tiene una cocinita también podremos ahorrar en restaurantes, y después todo estaba pensado en poder vivir del viaje, nosotros salíamos y estábamos convencidos que no de vacaciones, salimos a conocer lugares, pero íbamos a tratar de gastar lo menor posible, pero sería siempre en contra de saber cómo generar dinero, eso era algo que siempre nos generaba duda”, comentó Lucas.

Ya dispuestos, partieron de su domicilio desde enero del 2016 y ya han recorrido un total de 16 países, entre los cuales están Argentina, Chile, Paraguay, Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Panamá.

En cuanto a cómo logran vivir, Lucas señaló que es gracias a ingresos que generan por su cuenta, como la venta de artesanías, venta de pan, trabajos temporales, y también ofrecen servicios digitales. “Yo me dedico al diseño gráfico y todo lo que tenga que ver con la imagen de un negocio y ofrecemos eso a medida que nos vamos moviendo”.

Este 2020, llegaron hasta México entrando por Chetumal, pasaron por la Riviera Maya y Cancún, y en marzo llegaron a Valladolid, para posteriormente viajar a Mérida, donde los sorprendió la pandemia.

“Cuando llegamos a Mérida se declaró la pandemia y automáticamente vimos que se empezaron a cerrar fronteras, nos empezamos a mover y se cerraron las fronteras y nos quedamos varados en la vía pública.

Una persona de aquí ya nos había contactado antes, quería conocernos y él fue quien nos dijo que no nos vayamos, nos dejó en su casa, estuvimos unos días ahí y me ofreció la casa de sus padres donde estuvimos unas semanas, luego regresaron sus padres a la casa y para no seguir molestando hicimos una publicación en Facebook para ver si podíamos hacer una gran cadena de favores para conseguir con nuestro presupuesto una casa para poder pasar el resto de la contingencia.

Nos escribieron muchísimas personas de Mérida y de otras partes ofreciendo su casa, cuartos de hotel, la gente fue super solidaria, todos empezaron a ver si conocían a alguien y terminamos consiguiendo una casa donde estamos bastante cómodos y donde el dueño nos pidió solo hacernos cargo de la luz y el agua.

“Estamos súper agradecidos y contentos porque se pudo generar todo un movimiento y salió gente a poner ese granito de arena para que algo se resuelva, vimos que esto le sacó muchas cosas lindas a la gente”, expresó Lucas.

Por lo pronto, la familia permanecerá en Mérida durante el tiempo que dure la contingencia y al finalizar, continuará su viaje por México, con Campeche como próximo destino.

“La contingencia nos cambió la vida, así como a todos, creo que se ha demostrado que la gente tiene mucha fuerza en el corazón, y esa fuerza traspasa fronteras y las creencias porque nadie le pregunta cosas a los que ayudan, y eso nos ha quedado claro desde que comenzamos a viajar, en el mundo hay más gente buena y acá en México ha sido impresionante”, concluyó.

Los puedes seguir como “Viajando por la Tierra” en Facebook e Instagram, así como en su sitio web www.viajandoporlatierra.com.